Full text: 1923,Jan., Repr. 1980 (1923000200)

[‘52] 
La Falange 
El Otoño, tan dulce, va a morir allá abajo, 
sobre aquellos bosques costeños; 
y el Recuerdo me lleva al lugar que me atrajo 
para vivir ahí mis sueños. 
Y, hojas, qué me importa, ni vuestro remolino, 
ni de las flores el carmín: 
Mi ánima y el Dolor, por el mismo camino, 
cruzan, sin nada que decir. 
* 
Grave mar melancólico, que no conozco acaso, 
tú debes envolverme con tu bruma ligera; 
sobre tu húmeda arena yo marcaré mi paso 
y olvidar podré entonces la existencia efímera. 
¡Oh, mar;! ¡oh tristes olas!: ¿Sabréis, con vuestro ruido 
que llega hasta la playa cual terrible presagio, 
mecer mi corazón, que sufre en el olvido, 
cuando sólo conoce lo bello del naufragio? 
* 
Mis pasos estremecen el silencio nocturno, 
oh, París que me miras caminar 
a la hora en que se escucha el ruido taciturno 
de los carros campestres al llegar. 
París, dormido y negro; París, que cantas sobre 
el yunque y que sonríes en el llanto: 
¿Por qué no estoy dormido junto a la mar salobre, 
viendo flotar las algas que amo tanto? 
* 
Cortad el mirto blanco en boscajes de Atenas, 
más el jazmín en Nimes; 
y en Lila y en París tomad rosas serenas 
que tú, mano, redimes. 
En el azul Martigues recoged todavía 
la flora del estanque, 
para hacer la corona que librarme podría 
del tiempo que me arranque. 
(Tradujo R. L.) 
126
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.