Full text: 1923,Jan., Repr. 1980 (1923000200)

[ 1 54 ] 
INDICE. 
Diego Ribera es ya el má3 fuerte pintor de Amé 
rica. Simple y primitivo nos da en color un mundo. 
Algo dicen los grabados que reproducimos. 
El Oriente, en religión y en arte, inquieta a nues 
tras civilizaciones latinas. Dicen los sabios que las 
razas primitivas de Anáhuac descendieron del Asia. 
Hay, no cabe duda, similitud entre el arte de Oriente 
y los vestigios del nuestro propio. Desde luego, gus 
tamos la verdad capitosa de la sentencia persa y el 
humo blanco y suave de la leyenda hindú. 
Creemos, con García Calderón, que América es un 
continente de liras. Estamos en la infancia. No te 
nemos ciencia ni pensamiento filosófico, pero en nues 
tras selvas abundan las plumas de quetzal y las cortes 
de ruiseñores. 
Juana de Ibarbourou, la rebelde; María Enriqueta, 
melancólica voz de miel; Santos Chocano, dueño del 
iris; Arévalo Martínez, cardador de vellones blancos; 
José Juan Tablada, que nos retorna su talismán in 
quieto y muchos más brindan en éstas páginas sus vo 
ces imantadas.
	        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.