Full text: Volver a empezar (032)

O LA BANDERA ROJA 
que se habían perdido todos los depósitos que tenían en la 
colonia, y la fortuna particular de cada uno de ellos. 
Por esta razón, Cesar dispuso que Jos dos barcos que 
estaban mejores, que ran el de Luis Argúelles y el de 
Arregui, hiciesen cruceros de cuarenta y ocho horas. en 
cuyo espacio podrían repararse algunas ot!a8 averías no. 
- tan importantes, pare que pudieran salir otros dos barcos 
á sustituirles. PRE a AO 
-— Entretanto él, con algunos de sussoldados, hacía varias 
exploraciones por el interior, á fin de ver si podía descu- 
brir algo. OA A O LIS 
Cesar, conocía muy bien toda la costa; no se escapaba 
ásu vista la más pequeña cala, puesto que toda la habia 
recorrido antes de emprender su arriesgada profesión. 
-- Conocía igualmente por la parte de tierra, toda la 
zona que enlazaba la comarca de Arica con Lima y la po- 
- nía en contacto con las reservas de los indios; pero pre- 
.cisamente por el lado donde había tenido que refugiarse, 
- como que ya estaba muy retirado y era lo más áspero de 
la costa, no tenía noticia algura de ella, E IO 
da Erale necesario dirigir las exploraciones más bien que 
hacia el interior, á la izquierda, Ó sea hacia donde había 
estado la colonia de Arica. A 
-—— De toda aquella parte de costa, lo más lejos que él co- 
- nocía porque había estado más de una vez, era la ense- 
- nada donde tenía su hermosa residencia Juana, la huér- 
- fana que, queriendo vengarse de Miguel, había concluido 
por enamorarse de él. O A 
rn el propósito de ir á parar á esto sitio, emprendió 
- Cesar su expedición, el mismo día que Arregui y Luis em- 
- prendieron las suyas, pero sólo consiguió perderse en 
aquellos bosques infranqueables, entre aquellas montañas 
-—— escabrosas y ante aquellos impetuoros torrentes, 
-—— Profundamente desconcertado regresó. or la noche, 
2 diciendo á sus compañeros que el siguiente día, costárale 
lo que quisiera, iba á dirigirse con su fragata hasta la 
- ensenada que conocía para ver si había alli también sol- 
Efectivamente, al amanecer, la fragata, recompuesta 
- lo mejor posible, abandonó el fondeadero y se dirigió hacia 
la ensenada donde residía Juana. 
  
  
 
	        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.