Full text: El viaje de Ángel (036)

Ó LOS TITANES DEL MAR 27 
donde la dhstlidad les había llevado, abc llegar á 
Panamá. 
Vargas contaba allí con un amigo, un rico comercian- 
te allí establecido, á quien conoció en la Habana y que le 
debía algunos favores. 
Don Manuel Vergara, que así se llamaba el cómer- 
ciarte, les acogió cariñosamente y les facilitó cuantos 
recursos podían necesitar. ¡ 
Vergara tenía dos hijas, Clara é Inés, que simpatizaron 
con Azucena y María, y merced á esta circunstancia en- 
traron en telaciones con la mayoría de las familias de la 
población. 
Como el suceso de la estancia de des piratas del Pa- 
-_cífico en Panamá había sido tan notable y de él solía ha- 
blarse con frecuencia, tanto las dos jóvenes como Lorenzo. E 
y Vargas tenían conocimiento de ello. ] 8 
_—Mira tú por donde, —decía María á Azucena, —si hu- + 
biéramos estado aqní entonces, les habríamos visto $ E 
- «quién sabe lo que hubiese podido suceder. 
—La lástima será,—contestó Azucena, —que ' no. se los s 
antoje hacer otra visita. Porque te aseguro que si Carlos 
sigue pensando del mismo modo, yo estoy resuelta ! 
volver más á Lima. A 
-—— Encambio, Vargas y Lorenzo cuando supieron lo o0 
_rrido, no pudieron menos de decir: sd 
_—Será necesario que cuanto antes veamos ja manera 
de marcharnos de aquí... 7 
—¿Por qué? —dijo Lorenzo. Esa gente, después de lo 
ocurrido, no estará en disposición de intentar. Otra aven-. 
tura, porque ya comprend erá Ane: aquí. se h b án 
- rado, como ya lo están. 
—Razón de más para que preparen otra pátiión, 
E Lorenzo. Parece mentira. .que no conozcas el carácter de 
¿0 | ha hecho lo que él, 
 
	        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.