Full text: La muerte del virrey (038)

Ó LOS TITANES DEL MAR : a Us le 
Jjaria de su casa y de traer además otras señoras para que 
la hiciesen compañía? | | da | 
¿Por qué tratarla con tantas consideraciones? ] 
Cuando llegó la hora de comer se la sirvió una comida 
regular; y la primera noche de su cautiverio, la pasó 
tranquilamente. | j ye 
EN LA COLONIA 
Durante todo aquel día, no se encontró nada de 
extraño en la desaparición de la dama. O 
. Había pasado otras veces uno ó dos días, según la 
importancia del accidente, para que se la llamara, y por 
lo tanto todo se limitó á decir una vez más Bernardo que 
daría orden para que, cuando alguien fuese á buscarla, 
dijesen que no quería visitar más enfermos, habiendo 
tantos buencs médicos en la plaza. 
Pero sucedió que el siguiente día, en el momento que 
Miguel iba á salir, llegó el indio que, el anterior, estuvo 
- 4 buscar 4 la Virgen Blameas. —.: 10. 000. da 
¿Al verle Miguel, como que conocía perfectamente á 
todos los individuos de la tribu de los pawnies, le- pre- 
da —¿Te ha dado algún mensaje para nosotros el Gran 
Jefe Lanza Fuerte? .... A 
-—El Gran Jefe, —repuso el indio, —está desolado al ver. ze 
que su hija, la hermosa Flor de la Mañana, está, á punto 
de penetrar en el reino de las eternas cacerías. Ayer vine 
4 buscar á la Virgen Blanca y... PA e 
—Y allí marchó al momento, según me dijeron sus. 
A A A A A a iso 
—La Virgen Blanca mo ha llegado á la cabaña de 
Lanza Fuerte y la pobre Flor de la Mañana está acabán- 
dose por momentos. ! o e A 
-—¿Qué no ha ido “dicas la Virgen Blanca?—exclamó 
: Miguel profundamente alarmado. — Pues ¿dónde es 
A a e 
Desde este momento empezaron las averiguaciones, 
E 
 
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.