Full text: La muerte del virrey (038)

Ó LOS TITANES DEL MAR de a! 
Unicámente la férrea mano y la indomable voluntad 
de César y sus compañeros, habían podido ir modificando 
los perversos instintos de la gente de quien se servían, 
sujetándoles á una disciplina tan severa que, como ya he- 
mos dicho, llamaba la atención de cuantos tenían que 
tratar con ellos. de dat a ] 
Fueron establecióndose poco á poco en el país donde 
| se hallaban, tomaron mujeres ó de color ó blancas, cons: 
| tituyeron la familia y esto contribuyó á suavizar la fero-» 
y cidad que al principio tanto terror inspiraba. 
| Nada perdieron de valor, conforme ya hemos podido 
advertir en sus combates; pero ya la crueldad no consti-. 
-tuía su nota determinante. O ES 
Algunas familias fueron á establecerse allí; el trato 
¡acabó la obra empezada por la energía y la dureza de sus 
l jefes, los cruzamientos fueron más frecuantes, la conve: 
- niencia, el interés, la libertad de que se disfrutaba en la 
colonia aumentó la población, y cuando los piratas, des- 
que basta olvidaban sus hábitos de piratería. 
- Naturalmente, en una reunión tan grande como la que. 
llegó á formar la colonia, había como en todo, algunos 
individuos: que se mostraron refractarios á aquella trans: 
formación que en la generalidad se observaba; pero como 
- pués de sus expediciones, regresaban á sus casas, parecía ¡ 
que, de demostrar su debilidad podía resultar su desgra d : 
cia, encubrían hipócritamente sus defectos y continuaban“ 
Algunos de estos individuos, ganados por el oro del 
virrey, manejado por Gaspar, le servían de cunfidentes 
_para saber de cuando en cuando lo que ocurría en la 
A A A 
generalmente eran psscadores que, residiendo en algunos 
pequeños surgideros de la costa, lo mismo iban á vender OR 
el producto de su industria á Arica que al Callao. . 
- Gaspar había sabido ganarles por medio del interés, 
Y la- servían bastante DIOR; 
- Lo que el oficial Garcés le había dicho llamó su aten- 
ya hemos visto cómo habló con el virrey y cónsl- 
ue éste se interesase en averiguar lo que de cierto 
hubiera en lo que aquél habia dicho. 
 
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.