Full text: [Tomo] 1 (1)

   
    
A A : 
A RRE ISSO SICA cio dahds 
IR IRA REO AR Aa ERAN 
  
CAPITULO XIX 
Una puñalada: 
ca iy PARTIR de entonces, los dos delincuen- 
a tes, a fuerza de hallarse ligados por un 
Ia secreto común, habían llegado a ser 
  
MN 
Lal casi amigos. Casi nada más, porque 
periódicamente Ruiz apelaba a las condiciones escritas 
para lograr de Jiménez algunas entregas extraordina- 
rias, 
Para justificar éstas, el contable ponía a disposi- 
ción de su cómplice su pericia, ayudándole a realizar 
con apariencias legales, determinados negocios inícitos, 
intervinlendo también en su realización la esposa de' 
Ruiz y su hijo: 
139 OS doña Aenustina, era una matrona aún 
guapa de aspecto respetable, constituía adecuada pa- 
reja dE su e bid pues, tratándose de obtener dinero 
no Se mostraba muy escrupulosa en cuanto a los me- 
«dios. que hubieran de emplearse. Consejera áudica de 
«su esposo, ayudábale en la perpetración de sus “nego- 
> 1 , AY ! 
  
   
 
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.