Full text: [Tomo] 2 (2)

  
  
  
  
IAN. NE MEA. 
+ * x% 
Transcurrieron algunos minutos, que al fiel criado, 
cuya bondad conocemos, le parecieron interminables, 
tal era su impaciencia. 
En su cerebro bullían ya diversos ¡atapos pa- 
ra el caso de que Adela se negara a recibir la carta. 
—¿ Cederá a las súplicas de su hermana? —decía- 
se el anciano con angustiosa impaciencia. 
Por fin volvió el criado. 
— ¿Qué respuesta me traes? —le preguntó Pedro, 
sin darle e a que hablara. 
_—Esta —repuso el criado, devolviéndole la carta 
de María hecha pedazos. En 
== — ¡Cómo! | i : 
—Me ha dicho la señorita Adela, “que esta es la 
respuesta que debe de llevar a su hermana”. 
— Esto es demasiado! —exclamó Pedro, apretan- 
do los puños con ira—-.. ¿Así paga un interés que no 
merece?... ¡Peor para ella! | 
Y guardándose en el bolsillo los pedazos de la car- 
ta, marchóSe, sin siquiera despedirse del criado. z 
—¿Es posible semejante locura? —pensaba el fiel 
servidor—. ¡Parece mentira que la soberbia de esa 
mujer Age a tales extremos: 
  
  
 
	        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.