Full text: [Tomo 1] (1)

    
No podía sospechar siquiera que se hubiese ide con 'su 
hijo; pero también pensó en aquel hijo, cuya existencia 
conocía por las explicaciones de Susana y por la carta que 
ha ésta le dió. 
0 Arrebatado por el padre de Magdalena para ocultar su 
bata. tal vez viviese en el arroyo o en algún hospicio, 
“ fínicos abismos adonde van a parar los hijos sin nombre. 
Como para más convencerse de la inocencia de su espo- 
-=sa, volvió a leer la carta tardíamente llegada a sus manos, 
y la besó, exclamando entre sollozos : 3 
e —¡ Magdaleng ! ¡Ah! ¿Por qué te fuiste? Eres buena, 
eres inocente. ¡Yo te hubiera perdonado ! 
Ni por un instante se acordó de Susana, a pesar de que 
- aquél a había sito quien le revelara el misterio de la ses 
aparición de su esposa, 
| No la recordaba ni siquiera para odiarla ni maldecirla 
por su criminal conducta, sin la que tal vez hubiera alcan- 
zado o, mejor dicho, seguir disfrutando su felicidad. 
Y mientras Florentina dormía sonriente, él repetía Ho- 
'rando, como si llamase a su esposa : 
—¡ Magdalena !... -¡ Magdalena ! 
Dis wol 
     
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
      
  
  
  
  
  
  
  
  
CAPLUOLOS LANA 
¡ MADRE! 
SN ara no descuidar a ninguno de los personajes que inter- 
“vienen en el desarrollo de los sucesos que vamos relatando, 
mos de volver a la miserable casucha del tío Pablo, para 
eunirnos de nuevo con Magdalena, Andrés y Angel. E 
  
        
  
	        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.