Full text: no. 20 (1883,20)

154 MUSEO DE 
LOS TRES MOSQUETEROS | 
(Continuacion). 
    
A eso de las seis de la mañana, d'Artagnan se 
despertó con ese disgusto que se esperimenta 
por lo regular al amanecer despues de una mala | 
noche. Su tocador no necesilaba mucho tiempo: | 
revistó sus bolsillos para asegurarse de que no! 
se habian aprovechado de su sueño para robarle, | 
y habiendo encontrado el anillo en el dedo, su 
bolsillo en la faltriquera, y sus pistolas en la 
cintura, se levantó, pagó su botella, y salió para 
ver si seria mas feliz buscando á su criado por. 
la mañana de lo que lo habia sido por la noche. | 
Con efecto, lo primero que distinguió por entre | 
la niebla húmeda y blanquecina, fué el honrado | 
Planchet, que, con los dos caballos del diestro, | 
le esperaba á la puerta de un bodegoncillo es- 
trecho, por delante del cual habia pasado d'Ar- 
1 
  
NOVELAS. 
que cuando lo hacia por casualidad, cumplia 
mas de lo prometido. Le saludó lleno de recono- 
cimiento por lo pasado y por lo venidero; y el 
digno capitan, que por su parte esperimentaba 
un vivo interés por aquel jóven tan valiente y 
tan resuelto, le estrechó efectuosamente la mano, 
deseándole un feliz viaje. 
Decidido á poner en práctica al momento los 
consejos de Treville, se dirigió d'Artagnan á la 
calle des Fossoyeurs, á fin de+ inspeccionar el 
arreglo de su maleta. Al acercarse al número 11. 
¡reconoció á Bonacieux, en traje de por la ma- 
¡Tiana y de pié en el escalon de la puerta. Todo 
lo que le habia dicho la víspera el prudente 
Planchet acerca del carácter siniestro de su 
huésped, se presentó entonces á la imaginacion 
de d'Artagnan, quien lo examinó con mas alen- 
cion que obras veces. Con efecto, además de 
aquella palidez amarillenta y enfermiza que in- 
kicaba la infiltracion de la bilis en la sangre, y 
tagnan sin sospechar siquiera su existencia. 
CAPITULO XXV 
Porthos. 
N lugar de dirigirse directa- 
| mente á su casa, d'Artagnan 
  
  
     
   
| Treville, y subió con rapidez 
2 la escalera, determinado á re- 
  
6) Sin duda le daria buenos con- 
sejos en este asunto; pues como Treville veia 
casi diariamente á la reina, quizá podria sacar 
mujer, á quien hacian pa 
que tenia á su ama. 
Treville escuchó la narracion del jóven con 
gar sin duda el afecto 
en toda aquella aventura, que una intriga de 
amor: enseguida, cuando d'Artagnan concluyó: 
—¡Hum! dijo, todo-esto huele á su Eminencia 
desde una legua. 8 
—¿Y qué he de hacer? preguntó d'Artagnan. 
  
—Nada, absolutamente nada ahora, sino salir. 
de París, como ya os dije, lo mas pronto posible. 
la desaparicion de esa pobre mujer, los cuales 
seguramente ignora; esos pormenores la guiarán 
por su parte, y cuando regreseis, quizás ha- 
: en mí. 
ER, - D'Artagnan sabia que aunque Treville. era 
gascon, no tenia la costumbre de prometer, sino 
  
se apeó á la puerta de la de 
< ferirle cuanto acaba de pasar. | 
de S. M. algunos indicios acerca de la pobre 
una gravedad que manifestaba no veia otra cosa. 
Yo veré á la reina, le contaré los pormenores de. 
brá alguna buena noticia que daros. Descansad | 
¡que acaso era accidental, d'Artagnan observs 
en las arrugas de la cara cierta perfidia disimu- 
lada. Un pícaro no se rie del mismo modo que 
un hombre de bien, un hipócrita no llora con 
las mismas lágrimas que una persona sincera é 
“Ingénua. Toda falsedad es una máscara, y por 
¡muy disimulada que esté, se consigue siempre 
¡Con un poco de atencion distinguirla en el -"- 
¡blante. | 
Le pareció á d'Artagnan que Bonacieux lleva- 
¡ba una máscara, y que era de las mas repug-. 
"nantes. o 
Impulsado por esta repugnancia hácia aquel 
¡ hombre, iba á pasar por delante de él sin ha- 
'blarle, cuando, lo mismo que el dia anterior, 
'Bonacieux le preguntó: 
 —Decidme, jóven, ¿parece que pasamos las 
noches en claro? Son las siete' de la mañana, 
¡cáspita! Creo que trocais las costumbres recibi. 
¡das y que entrais á la hora que salen los demás. 
 —No se os puede hacer la misma reprension, 
i Bonacieux, contestó el jóven, sois el modelo de 
¡las personas arregladas. Es verdad que cuando 
se posee una mujer jóven y linda, no hay ne- 
¡cesidad de correr tras la felicidad: esta es la que 
¡viene á buscaros, ¿no es verdad, Bonacieux?. 
| Bonacieux se puso pálido como la muerte, 
¿aunque procuró sonreirse. | 
—¡Ah! ¡ah! dijo Bonacieux, sois un compa- 
ñero complaciente. ¿Pero á dónde diablos habeis 
“ido á correrla esta noche? Parece que no están 
¿buenos los caminos de travesía. E 
D'Artagnan bájó los ojos hácia sus botas que 
¡estaban todas llenas de lodo; pero en aquel mo- 
vimiento vió los zapatos y medias del tendero: 
Se podria decir que los habia metido en el mis- 
  
  
  
  
 
	        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.