Full text: no. 23 (1883,23)

  
  
    
MUSEO DE NOVELAS. 133 
manos; d'Artagnan permaneció delante de él,' del uno, se hubiesen grabado en la imaginacion 
mirándole con asombro. del otro. Toda aquella duda, no le dió mas que 
—Eso me ha curado de las mujeres bellas, un-vivo deseo de llegar á una certidumbre, y 
poéticas y amorosas, dijo Athos levantando la pasó á la habitacion de su amigo con la intencion 
cabeza y sin pensar en continuar el apólogo del de renovar la conversacion de la víspera; pero 
conde. ¡Dios os lo conceda á vos tambien! Be- ¡encontró á Athos de un todo restablecido en su 
bamos. : razon, es decir, como el mas sútil é impenetra- 
—¿Conque está muerta? balbuceó d'Artagnan. ble de los hombres. : 
—:¡Pardiez! dijo Athos, pero acercad vuestro Por lo demás, el mosquelero, despues de ha- 
vaso... ¡Jamon! ¡perillan! gritó, ¡no podemos berle devuelto una amistosa sonrisa, y apretado 
continuar bebiendo! ¡la mano, se adelantó á su pensamiento. 
—¿Pero y su hermano? añadió tímidamente  —Estaba bastante bebido ayer, mi querido 
d'Artagnan. ''Artagnan, esclamó; lo he conocido esta maña- 
—¿Su hermano? repuso Athos. ha en que tenia la lengua todavía muy gruesa, 
—Sí, el cura. | y en mi pulso que he hallado muy agitado. Apues- 
—;¡AR! me informé para hacaria ahorcar á su to cualquier cosa á que dije mil estravagancias. 
vez, pero habia tomado la delantera, y abando- | Y al decir estas palabras, miró á su amigo tan 
nado el curato la víspera. fijamente, que este se turbó. 
—¿Y se ha sabido quién era ese miserable” —:¡Oh! no, contestó d'Artagnan, y si bien me 
  
  
—Era el primer amante y el cómplice de la acuerdo, no habeis dicho nada que no sea de lo 
bella, un buen hombre que habia aparentado ser mas comun. 
cura, para casar á su dama y asegurarle una —¡Ah! me asombrais: yo creia “haberos con- 
suerte. No dudo que habrá sido decapitado. ¡tado una historia de las mas lamentables. 
—¡Oh! ¡Dios mio! ¡Dios mio! esclamó dVArta- Y miróal jóven como si hubiese querido le lee 
gnan aturdido por aqueila terrible aventura. ¡hasta el fondo de su alma. 
—Comed de este i” aón, d'Artagnan, qué es  —Afe mia, dijo d'Artagnan, parece que yo 
.esquisito, dijo Athos rurtando una rebanada que estaba todavía mas borracho que vos, pues de 
puso en el plato del jóven. ¡Qué desgracia que. ada me acuerdo. - 
no haya siquiera cuatrs como este en la bod* Athos no le dió mucho crédito, y continuó: 
Beberia cincuenta bote.'as mas. +. —No habreis dejado de notar, mi querido 
D'Artagnan no podia soportar ya aquella con- amigo, que cada cual tiene su especie de em- 
versacion que lo hubiere vuelto loco; dejó caer | briaguez, ya sea triste ó alegre. Yo la tengo triste, 
la cabeza entre sus man«s y pareció que se dor- y cuando llego á beber mucho, me da la manía 
Ma. > de sontar todas las historias lúgubres que-mi 
—Los jóvenes no saben beber, dijo Athos mi- révia nodriza me inculcó en la cabeza. Ese es 
rándole con piedad; y sin embargo, este vino es | 11 defecto, defecto capital, convengo en ello; 
de los mejores. | pero quitando esto, os un buen bebedor. 
(Se continuará). 
  
, .s 
* 
CAPITULO XXVIII 
- Vuelta. AN 
>, ARTAGNAN habia quedado abur- | PE. O > ESCADOT 
¿4 dido por la terrible nfianza | | 
SÍ que le habia hecho Athos. Aun 
EL AMO 
  
  
  
   
      
(Continuacion). 
1) le parecian muy oscuras varias —¿Adoptado por completo? 
l4 cosas de aquella narracion, Pri-| —Por completo. 
Y meramente, habia sido hecha | —¿De modo que tu intencion es no separarto 
JS por un hombre que estaba del de ellos? | ] 
todo embriagado á otro que lo estaba á medias; | —Madre Juana... lo he jurado á mi hermano 
y sin embargo, á pesar de aquella turbacion que | moribundo. 
hace subir al cerebro el vapor dedos ó tres bo-| Hubo un momento de silencio. Yo tenia el co- 
lellas de Borgoña, al dia siguiente d'Artagnan razon oprimido. . 
al despertar, tenia tan presente cada palabra de|  —Escucha, Pedro, repuso la anciana. Estoy 
  
Athos, como si á medida que salian de la boca | muy lejos de oponerme á que des á la viuda y á 
  
	        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.