Full text: no. 46 (1883,46)

LOS TRES MOSQUETEROS. 
7: Continuacion). 
- —Monseñor, dijo, mi vida os perlenece, dis- 
poned de ella; pero este favor que me concedeis, 
no lo merezco; tengo tres amigos que son mas 
- dignos..... 
Sois valiente, d'Artagnan, interrumpió el 
- cardenal, golpeándole en el hombro con familia- 
- Tidad, pues se hallaba encantado de haber ven- 
cido aquella naturaleza rebelde; haced de este 
nombramiento lo que querais, puesto que el nom- 
bre está en blanco; solamente recordad que es á 
vos á quien se lo doy. 
- —No lo olvidaré, respondió Ú Artagnan. Vues- 
_Lra Eminencia puede estar seguro. 
El cardenal se volvió, y dijo en voz alta: 
—¡Rochefor!! 
El caballero, que sin duda se mantenia detrás 
de la puerta, entró inmediatamente. 
-—Rochefort, dijo el cardenal, recibo á d'Ar- 
—lagnan en el número de mis amigos. Así, pues, 
abrazaos, y sed prudentes si quereis conservar 
vuestras cabezas. 
-— Rochefort y d'Artagnan se abrazaron; pero el 
cardenal era quien los observaba con su mirada 
vigilante. o 
Al mismo tiempo salieron de la habitacion. 
- —¿Nos veremos? ¿no es asi, caballero? se di- 
jeron ambos. 
- —Cuando querais, dijo d' Artagnan, 
 —Ya se presentará ocasion, respondió Ro- 
-—Chefort. | 
—¡Hum! dijo Richelieu, abriendo la puerta. 
- Nuestros dos hombres se sonrieron, se apreta- 
Ton la mano7"Saludaron 4 su Eminencia. 
-——Ya comenzábamos á impacientarnos, dije 
Athos. 
-—Aquí estoy, amigos mios. 
En efecto, en la misma noche, d' o fué 
casa e Alhos, oe encontró á á punto de va- 
6 esnda des su e el omitido: 
omad, mat: y ae siboS, le de ee es 
Annie, le dijo, para Athos, esto es demasia- 
  
  
MUSEO DE NOVELAS. 
do; para el conde de la Fere, es demasiado poco. 
Guardad el nombramiento, que es vuestro, y, 
¡Dios justo! bien caro lo habeis comprado. | 
D'Artagnan salió de casa de Athos, y entró en - 
en la de Porthos. 
Le encontró vestido con una magnífica casaca 
cubierta de bordados espléndidos, mirándose en | 
un espejo. 
—¡Ah! ¡ah! sois vos, querido amigo; ¿qué tal 
os parece que me va este vestido? 
—Perfectamente, respondió d Artagnan, pero 
vengo á proponeros otro que os irá mejor todavía. 
—¿Cuál? preguntó Porthos. 
—IHl de teniente en los mosqueteros. 
D'Artagnan le contó su entrevista con el car- 
cardenal, y sacando de su faltriquera el nombra- 
miento: 
—Tomad, querido mio, le dijo, escribid ahi 
vuestro nombre y sed buen jefe para mí. ( 
Porthos echó una mirada al nombramiento, y 
lo devolvió á d'Artagnan con gran admiracion 
del jóven. E 
—Sí, dijo, eso me lisonjearia mucho, pero no 
podria gozar mucho tiempo de este favor; duran- 
te nuestra espedicion á Béthune, el marido de 
mi duquesa ha muerto, de modo, querido mio, 
que el cofre del difunto me tiende los brazos, y 
me caso con la viuda. Ya veis, me estoy proban- 
do mi vestido de boda. Guardad la lugartenen- 
cia, querido mio. : 
Y la devolvió á á d'Artagnan. 
El jóven fué á casa de Aramis. ] 
Le encontró arrodillado delante de un recli-. 
natorio y con la frente apoyada contra su libro 
de oraciones. 
Le contó su entrevista con el cardenal y sacó 
por tercera vez el nombramiento de su bolsillo, 
bucstre amigo, nuestra lumbrera, 
nuestro protector invisible, aceptad este nom- 
PS 
bramiento; vos lo habeis merecido mejor que 
nadie por vuestra prudencia, y vuestros conse= 
-|jos, siempre seguidos de felices resultados. 
—¡Ah! mi querido amigo, dijo Aramis, pues= 
tras últimas aventuras me han hecho a aborrecer S 
la vida de hombre de espada. Esta vez estoy de- 
cidido enteramente; despues del sitio tomo el - 
hábito de los Lazaristas. Guardad ese nombra= E 
miento, d'Artagnab; la carrera de las armas. Os. - 
-|conviene; sereis un valiente capitan. 
D' 'Artagnan, con los ojos humedecidos de re- : 
conocimiento y brillando de alegría, volvió 
casa de Athos, que encontró todavía sentado á la 
| mesa y mirando su último vaso de vino de Má- 
ga á la luz de la lámpara. 
—Pues bien, le dijo, ellos tambien lo. had 
rehusado. 
 
	        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.