Volltext: Tomo 2 (02)

. 
qe O 'CARLOS "SOLO 
señorita, que si hemos jurado al señor Jos- 
sielin no-abandonaros nunca, nuestro deber: 
es también preservaros del peligro. Creed- 
me: 'si no fuera por la promesa.que hemos 
hecho de protegeros, hace tiempo que hu- 
_biéramos solicitado «del iseñor Keradec el 
honor de combatir á «su lado. 
¿“—Entónces, ¿si yo ordeno. y mando que 
me acompañéis-al campo de batalla: rá 
-“—Obedeceremos. 
- —¿Sin reparo? 
'—Con entusiasmo. 
La joven tendió las dos manos á. los 
- jóvenes. 
—Muchas gracias, amigos míos. -. -es- 
peraba menos de vosotros. 
- El señor Donegal batió palmas y dejó 
escapar una nueva serie de ¡hurras! «que 
hicieron despertar á los «burghers» los «cua- 
les protestaron de que se hubiera interrum- 
- pido su sueño. 
VEA 
La compañía fué despertada por las tre- 
_pidaciones sordas de las detonaciones de 
artillería. 2 ud 
Y 
-—¡Son los zapadores debemllizas que tra- 
- bajan! ¡Ahora empieza la apor en la 
E Tugela!—dijo Keradec. 
«En un periquete los burghers se incorpo- 
pon sobre sus improvisadas, camas. 
- Keradec no tardó. en reunirse á nuestros 
amigos. , | 
o —¡Y. bien prcgntó la señorita. a 
Cristo. $ 
EA de esperar! 
vuestro Concurso; ¡pero en lo, que ,0s :con- 
cierne, señorita, pone una. condición, y «es Je 
que os contentaréis con. el servicio. de las 
ambulancias. 1Oh, mo 0s: emAs Que .. 
dréis tarea de sobra! 
—¿Las otras «mujeres “hacen do mismo eS 
—Por el momento sí. 
i En ese 7 pó ra gg d 
| Tienen una «singu- 
de da, cama Jos señores. 
10 he poe 
Van. Berlkel. aceptó. 
cerrar los ojos y hasta he soñ de 
que bajaba en busca de los ingleses 3 
les hacía :una trastada. 
—-Y por primera vez, hermano ¡Aris 
tides el proverbio. queda desmentido. «Bl 
sueño no es mentira...» 
—18s . que... 
— Imagínate que esta - terrible mujerá 
ta á la que estamos -obligados 4 seguir 
desta .el fin del mundo ha hecho una tras 
tada real pues no cesa de rogarnos qué 
la «acompañemos... adivina donde. 
—¡Al Sabi 4 rescatar su tesoro la Tu 
gela donde se lucha, donde se asesina! 
Fl heroico Arístides no dijo palxbra. 
—Apenas dudaba de que esto termina: 
se así... Por lo cual de mi cuchillo... He 
adivinado que vendría bien. 8 
Y liando un :cigarrillo, añadió como $ 
se tratase del acto: más natural del mundo: 
—¿Cuándo marchamos? 
_»—¡Pregunta á Van Berkel! Es 2d 
jete de aquí en ¡adelante 
—Me informaré .en seguida. 
En aquel momento una gran agitación 
se manifestó en el campo. 
Todos los burghers se reunían alrede: 
dor de un joven, no tendría quince años, 
que acababa de llegar cubierto de polvo 
y que conferenciabia con Van 'Berkel. 
Dos: minutos después, «se daba orden 
¡ponerse .en marcha. 
—¿Dónde vamos ?—preguntó Gedeón, 
—A. Potfelers Drift, en la Tugela—res" 
_pondió Juan de Keradec. 
La situación «debía ser crítica, pom 
Van .Berkel :y sus hombres Janzaron ¡su5 
caballos 4 triple, galope. 
Los jinetes devoraban el. sespacio. Ame 
aida que avanzaban, mayores eran.los «dis 
paros, percibiéndose distintamente :el eve 
pitar sordo de la. fusilería: que dominaba 
á intervalos regulados. E tuido de . la. 
tillería ¡gruesa. 
¡Era evidente que se «reñía gran ' ed yal 
] ci «sobre. toda la línea: de defensa. 
- medio día, la compañía había. 8 
do, la mitad «del CAMINO. 
Se detuvo, «el tiempo ¿selec 
_ tomar «un Jigero Abi emana y: de ce de cal 
ses los. caballos, eo % 
 
	        
© 2007 - | IAI SPK

Nutzerhinweis

Sehr geehrte Benutzerin, sehr geehrter Benutzer,

aufgrund der aktuellen Entwicklungen in der Webtechnologie, die im Goobi viewer verwendet wird, unterstützt die Software den von Ihnen verwendeten Browser nicht mehr.

Bitte benutzen Sie einen der folgenden Browser, um diese Seite korrekt darstellen zu können.

Vielen Dank für Ihr Verständnis.