Full text: Tomo 3 (03)

LA SEÑORITA MONTECRISTO 
La impresión que sacaron de estas re- 
'elaciones fué lun gran despecho que tradujo 
sen Jim una explosión de rabia. 
Joe guardó su acostumbrada calma. 
-—¡Lo que acabamos de aprender á cam 
il de todas combinaciones |! 
Cómo vamos á proceder? 
—Lo más sencillamente del mundo; bus- 
nuestras 
ar el modo de saber desde mañama el: 
destacamento que habrá conseguido cap- 
turar á la -pequeña.. k 
—Muy bien, ¿Y en seguida? 
e _—Obrar según el plan que acabo de ex. 
Poner, apoderarnos de la señorita Zezétte 
a seduciendo á los soldados ó libertán- 
ola por sorpresa 
El menor «de los Blackbaera reflexionó 
. momento. > 
Las idea no a es. “mala; me ajusto á ella 
a 
en eramente.' 
Yo también—añadió Jim. 
De esta manera llegamos: á conseguir 
estro fin más fácilmente; llaún, que si nos 
ubiésemos puesto á combatir+á esos bri- 
nes, mucho más decididos que pensába- 
los de buenas A primeras. ¡Oid! Jim, yo 
ropongo no esperar la jornada de maña- 
2 y ponernos á la obra esta noche, _pro- 
ndo á vpr si mios. podemos acercar E 
opje. No se ¡puede saber y acaso encon- 
émios una ocasión cualquiera de preci A 
Pitar los acontecimientos. -Comprendéis... > 
Willian Bolton, capitán . los. 
caía bajo la mesa. 
—¡ En marcha —dijo el vizconde. 
- Los tres bandidos llamaron 4 Morgens. : 
tern y salieron. SE : a 
Joe Blackbaern y eel señor de Blaisois 
habían vivido algún tiempo en la Australia 
y en los campos de oro del Sur de Africa; 
una expedición nocturna como la que aca- 
baban de decidir no era, pues, obstáculo 
para hacerlos desistir de su proyecto. 
Introduciéndose por los. bosques estre- 
chándose 4 atravesar las partes más cubier- de 
tas de 'árboles, avanzando al paso rápido 
pero sin ruido, se dirigieron hacia. el Kopje E 
cuya dirección conocían gracias á lo que ; 
les había contado 'el señor Agustín Bolon. 
Por lo demás, los fuegos que los. bur- 
ghers habían armado sobre la cimo eran 
“suficientes. para mostrarles la dirección. 
Después. de dos horas de viaje estabar . 
cerca del fin. ', ; Ñ 
| Es preciso a avanzar aín—áio Je Blacks : 
—baern. ( e e ; E 3 
Vivaméente- se señor de Haienis do puso 
de mano en. la boca. y lo. «colocó Herás 
de un espeso. bosque de áloes. qe 
Era tiempo: ante ellos anabel: des ap 
recer. «vanas sombras de' “gran talla. 
Eran aa ee reo $ trio 
—Muy bien. Pero, ¿cómo es O 
este borracho ' de Bolton? 
—En media hora estará py como: toda. 
' Polonia. Jim se encargará de aumentar e 
 
	        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.