Full text: El cuarto núm. 111

    
—X vil 
—¡Amor! ¿Por qué no? 
- .—¿Por qué si? : 
(Autor desconocido.) 
- Py É x 
Tenía intención de alquilar un coche y llevar a | 
Vera al Prater, pero estaba nerviosa y de mal hu- 
    
mor, y después del almuerzo quiso subirse en se- 
  
-guida a su cuarto. Durante el almuerzo hablaba 
poco, apenas si respondía a mis preguntas, y cuan- . 
do le conté el asunto de los pendientes, se calló de- ' 
finitivamente. Sabía que sentíase atormentada por. 
la misma sospecha que yo: pensaba en las mangas 
recogidas del señor Selfridge y en las manos hué- 
sosas-del prestidigitador, que habían hecho ya des- 
aparecer tantas Cosas. No hablamos de aquello, 
pero comprendíamos que éramos cómplices del 
señor Selfridge; sabíamos algo, y nos lo callába- ES 
mos, a pesar de que debiéramos ir a la Policía y 
decirle: “El ladrón es Selfridge”. Si nos hubiesen - 
preguntado en qué fundábamos nuestras sospe- - 
chas, no hubiésemos podido responder. No hubié- - 
  
  
ramos podido decir: su barba es demasiado negra, — 
su cabeza está demasiado calva y su sonrisa es e
	        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.