GRATITUD 
La debemos y muy sincera á nuestro estimado colega La Tribuna, que en los 
días en que nos injuriaba la prensa de la Porra, fatídica institución política 
que con sus atropellos causó la ruina y la muerte del Gobierno maderista y 
no pocos de sus amigos, fué el único periódico que salió a nuestra defensa 
publicando el siguiente artículo: 
■‘EXTRANJEROS UTILES A MEXICO, 
El Sr. Manuel León Sánchez, 
Gerente de “El País.” 
Manuel León Sánchez hace diez años que resi 
de en México y su labor se puede condensar en 
una sola palabra, TRABAJO. 
Vino llamado por don José Porrúa, Director en 
tonces de El Correo Es-pañol, y á su lado tra 
bajó algunos meses; después dirigió los talleres de 
El Tiempo, en vida de don Victoriano Agüeros, 
y más tarde entró en la casa de El Imparcial, 
donde al lado de don Rafael Reyes Spíndola ocu 
pó uno tras otro, casi todos los cargos de aquella 
gran casa editorial donde se publicaban no sólo 
El Imparcial sino El Mundo, diario, y El Mun 
do Ilustrado. 
*3?Agotado por el trabajo se separó, con gran dis 
gusto del señor Spíndola, para fundar un gabine 
te de lectura donde por una> modesta remuneración 
mensual se podían obtener para su lectura toda 
clase de obras. De aspiraciones modestas se pro 
ponía fomentar este negocio para que lo trabaja 
ran sus hijos más adelante; pero fué llamado á la 
empresa de El Diario. Se separó de este perió 
dico, inmune á la prosperidad, y con los pocos aho 
rros que había hecho en seis años de trabajo cons 
tante, se estableció en unión del señor don Agustín 
Buznego, abriendo una imprenta modestísima en 
la cerrada de la Misericordia. 
La muerte del gerente que tenía El País 
llevó á este puesto al señor León á ruego del se 
ñor Sánchez Santos, y todos sabemos el resultado 
de su gestión al lado de aquel valiente escritor. 
La empresa de El País se completó con la 
cooperación de León, que también en aquella ca 
sa logró los éxitos que ha tenido en todas sus em 
presas. 
De un periódico, que con toda la fama y bue 
na voluntad de su fundador Sánchez Santos nun 
ca pasó de un tiro de 15.000 ejemplares hizo el 
primer periódico por su circulación durante la 
revolución de 1910, y cuando como consecuen 
cia de las ingratitudes características de los hom 
bres del nuevo régimen se desencadenaron las 
persecuciones contra El País y Sánchez San 
tos, León, desde la Administración de El País, 
sostuvo hasta donde era posible su circulación y 
las fuerzas del señor Sánchez Santos al que profe 
saba un afecto fraternal. 
Al ser preso en la Penitenciaría el señor Sán 
chez Santos, la Junta Directiva indicó al señor 
León para que se hiciera cargo de la dirección de 
El País, pero éste, que la desempeñaba de he 
cho, y con todo derecho, desde la prisión de su 
amigo y compañero Sánchez Santos, declinó 
la honra é indicó al señor licenciado José Elgue- 
ro, colaborador hacía tiempo con el señor Sán 
chez Santos en la sección editorial de El País, 
aunque declaró ante la Junta Directiva que legal 
mente se hacía responsable de los editoriales que 
se publicaran durante la prisión del señor Sán 
chez Santos. Lo que no quería era que se dijera 
que un extranjero era el que dirigía El rais, 
aunque para ello tenía el más perfecto derecho 
porque el señor León Sánchez obtuvo la natura 
lización mexicana hace años, por amor á este 
país, y á ruegos de su íntimo amigo, el doctor La 
ra Pardo, con el que se proponía fundar en su 
tiempo un diario. La expatriación del señor La 
ra Pardo impidió que llevara á cabo su proyecto. 
León Sánchez, dedicado desde su llegada á 
México al trabajo editorial se ha resistido siem 
pre á escribir sobre política local, y esta repug 
nancia le hizo dejar á su amigo y jefe, el señor
        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.