Full text: 1.1923,Nov.=Nr. 2 (1923000200)

7 2 
Bien es verdad que yo nunca presenté poesías mías al juicio 
de ningún jurado. Ni sé cómo hago esta salvedad. ¡Alejo Díaz pre 
sentando sus poemas a otros hombres para que ellos fallen si son 
buenos o no! 
Volviendo al objeto de mi carta. No me explico cómo nadie ha 
hecho oir su voz de protesta por el escandaloso plagio de que ha si 
do víctima el autor de... Me encuentro con que no sé cual de las 
dos obras fué la primera en estrenarse. Pero, cualquiera de las dos. 
este plagio constituye un hecho vergonzoso e inaudito digno de los 
más duros calificativos. Yo había oído decir que en Buenos Aires 
estaba de moda la cleptomanía pero nunca llegué a imaginar — y 
eso que mi imaginación es de lo mejorcito que anda por ahí,—que 
invadiera las esferas teatrales en forma tan desvergonzada, ya que 
las dos obras se daban al mismo tiempo con el aplauso del público 
y el silencio no sé si culpable de los críticos. Es tal la similitud de 
sus personajes, de las situaciones, de los parlamentos, que si una 
de ellas no estuviera escrita en verso y la otra en prosa y en una 
de ellas no llorara Manuelita más que en la otra, yo hubiera asisti 
do por dos veces a ver Manuelita Rozas o La Divisa Punzó. Y no 
hablemos del argumento que con muy pocas variantes es en ambas 
el misino. Hasta hay un sereno que canta en la misma forma, la mis 
ma hora y las mismas condiciones del tiempo. Una prueba que con 
sidero irrefutable es que este sereno en ambas obras, produce en 
el ánimo del espectador la misma honda impresión. Este hallazgo 
prodigioso del señor (?) lo incluiré en un drama que estoy termi 
nando y que trataré de estrenar próximamente, siempre cpie el se 
ñor (?) me conceda el permiso que en oportunidad solicitaré. 
Noto que al llegar a esta parte estoy temblando de fiera indig 
nación, porque cualquiera de los dos autores que sea el culpable 
no hay duda de que lo ha hecho con premeditación, alevosía y en 
sañamiento. 
(Un momentito. Voy a buscar otra vela, pues ésta ya está por 
terminarse. Si tuviera tiempo hablaría del simbolismo de la vela 
con respecto a la vida del hombre). 
Continúo : 
Pero con todo esto ¿quién plagió a quién?
	        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.