Full text: La toma de Porto Bello (007)

e ale ¿LA BANDERA ROJA 
do tal vez; pero por esas mismas razones que habéis dado, 
por eso mismo que habéis dicho de que es padre de la 
amada de D. Carlos y, al mismo tiempo, que es una per- 
sona tan de la confianza del virrey que le ha confiado 
su misma hija, no sé por qué, se me figura que debían 1r 
en aquel barco. 
¡Qué decís, D. Martín! —oxolamaron los tres jóvenes 
á la vez.—¿Sería posible? a 
—Cuidado que yo no afirmo nada y me guardaría muy 
- bien de ello; pero me pareció muy extraño que aquel ca- 
ballero estuviese tan á punto sobre el puente cuando nos- 
etros asaltamos el barco, y que todas las escotillas estu - 
vieran completamente cerradas. | 
-. —No reparé semejante cosa. 
- —Naturalmente; vos estábais preocupado con la ines- 
perada aparición de aquel caballero; todos impresionados 
- por su presencia y sus palabras y no , Podisis fijaros en lo 
que yo. 
-, —¿Sabéls, D. Martín, —dijo Dlridu clado ahora com+. 
de prendo que hicimos un disparate? Pero ¿cómo había de 
- ser yo, ó consentirlo, quien procediera á de detención del 
padre de la mujer á quien amo más que mi vida? ON 
-—Ya podría ser muy bien 00 Miguel, —que sucedie- 
ra lo que dice D. Martín. 
-- —Pero si él aseguró que quedaban en Porto- Bello, — 
he dijo Cesar. 
Y era lo natural que así as dijera para estorbar 
: vuestros propósitos. e 
o —¡Yno habérseme dénvirido semejante cosa! —dijo de 
- sar.—Pues si iban en el barco llegarán á Lima, y una vez 
allí, sabe Dios cuándo las podremos ver. | 
me —¿Cuándo?—dijo Miguel. —Sin duda que no sabremos | 
_la manera de entrar en Lima. 
-— —De todos modos, si allí están tendremos que creer 
que la fatalidad está con nosotros, cuando habiéndolas 
tenido tan cerca no hemos sabido encontrarlas. . 
_ —Tal vez no sea así. Quizás permanezcan en Porto- 
| Bello y las eneontremos al!í, 
: o primero que hemos de. hacer, —dijo Carlos,—al 
e cm en la el RN es 5 dirigirnos. al O del cdi 
nador. : | 20 
 
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.