Full text: Un rapto misterioso (012)

E LA BANDERA ROJA ik 
primoro, que era de quien partían todas las iniciativas. 
Pero como quiera que Cesar también pertenecía á la 
parte-activa, digámoslo así de la colonia, que tenía su 
barco propio, que debía hacer como los demás sus cruce- 
ros, era necesario que, durante sus ausencias que tal vez 
podrían prolongarse más de lo regular, quedase en la co- 
lonia una entidad administrativa con podar suficiente 
para atender y solucionar cualquier conflicto que pudiera 
OCUurrir. ces eo da | o 
Para esto, Cesar y sus amigos juzgaron oportuno en- . 
trar en tratos eon las tribus indias inmediatas, para cuyo 
efecto Bernardo y Joaquín habían hecho el viaje á las 
montañas de que ya hicimos mérito. PUN A | 
- Otra misión que tenía que desempeñar Cesar, era la 
que le había encomendado Juan, misión que revestía ma- 
yor importancia para: el amante de la hija del virrey, 
desde el momento que, en el esposo de la desventurada 
Rosario, había descubierto al heroico capitán del navío 
español que se había suicidado viendo que no podía defen.- 
- der el galeón confiado á su custodia. oe de 
 centivo más para Cesar, y si no se había puesto en mar: 
cha para cumplir lo que consideraba un deber, había sido 
porque, iniciada alguna mejoría en el estado de Juan, que- 
ría ver si ésta se acentuaba más y poder consultarle si 
quería esperar á curarse por completo para ir él mismo en 
busca de la dama y de sus hijos, ó si insistía en que fuera 
él á buscarlos. A aC e POR 
Al mismo tiempo, también esperaba el regreso de Ber- 
-nardo para saber en qué sentido estaban las tribus indias, 
hasta que, finalmente, viendo que el regreso de éste se 
retrasaba y que la mejoría de Juan parecía estacionada,.» 
  
Esto, como se comprenderá perfectamente, era un in- 
- dijo á Miguel á quien ya habia referido lo más esencial 
que constituía el secreto del indio: al | 
- —Estoy resuelto á no esperar más y marchar mañana 
o A RRA as ca o o 
_—Supongo que no tratarás de hacer solo ese viaje, — 
epuso Miguel. —No conoces el terreno que vas á cruzar, ' 
o yo le conozco y, por lo mismo, bueno es que va: 
los dos para prestarnos mutua ayuda en caso 
 
	        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.