Full text: La expedición de César (013)

   
2 LA BANDERA ROJA 
  
vantar una casa, se apropió bosques y campos cuantos 
quiso y empezó á roturarlos, ! 
Hizo plantíos, ayudóle poderosamente la feracidad del 
suelo y, en breve espacio, formóse allí una vasta hacienda 
que rendía grandes productos. 
Ni nadie le disputó el suelo, ni nadie le preguntó de 
dónde venía. La primera cosecha recogida, embarcó todos 
los sobrantes en el bergantín, dejó en la hacienda á su 
mayordomo Jacinto con quince hombres, para cultivarla, 
el cuál tomó á sueldo otros quince indios, y con el resto 
de su gente se hizo á la vela. 
Tres meses tardó en regresar. Había sufrido, según 
dijo, temporales que le habían arrebatado veinte hom. 
bres, que hubo de reponer en algunes puertos que había 
visitado; llevó consigo objetos de mobiliario, estofas, ser 
vicio de mesa de plata, todos los hombres de la tripula- 
ción parecían manejar mucho dinero y la hacienda recibió 
gran impulso. j | 2 
Al año siguiente, hizo otra expedición con idéntico 
- resultado. A ) Pd LR 
El inmediato, apareció Cesar y sus amigos, los Titanes 
* del mar empezaron á darse á conocer y aquel año el por- 
- tugués no hizo expedición alguna. RAE NAS 
- - Dedicóse á observar lo que aquéllos hacían y hasta 
dónde llegaban en sus cruceros, sin que nadie pudiera 
decir que espiaba, y, sin duda, supo ya lo que le convenía, 
. porque al año siguiente volvió á sus periódicas expedi.- 
ciones. Estas eran completamente piráticas, pero no se 
iriglían contrá barco alguno. .... Lo pea 
-—Conocía perfectamente aquellas costas, sabia dónde 
estaban las mejores haciendas que se habían formado en 
el interior, á gran distancia del lugar donde él fijara su 
residencia, y desembarcando de noche en algún tondea- 
dero lejano del sitio amenazado, aun cuando tuviera que 
emplear dos ó tres jornadas, caía sobre. la indefensa ha- 
lenda, pasaba á cuchillo á sus moradores, robaba cuanto 
n ella había, le prendía fuego después, para borrar toda 
huella, y se llevaba un gran botín. 1... - 
- Dos ó tres de estas haciendas saqueadas de tal mane- 
- ra, le producía un botín enorme; repartía la mitad entre 
gu gente y la otra mitad la reservaba para sí. | 
   
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
   
   
    
  
  
    
    
  
   
    
   
    
  
   
   
     
    
  
  
     
  
  
	        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.