Full text: Las manifestaciones de César (033)

  
  
   
   
  
  
    
  
  
  
  
  
  
  
  
   
   
  
LA BANDERA ROJa 
- —A pecho descubierto, —dijo Cesar, —hemos de ganar- 
los, pero no del modo que decís. ] 
m0 —¿Acaso queréis que vayamos por el aire? ¡Truenos y 
rayos! Pues inventad un artefacto para ello y vamos alíá. 
—Poco menos que por el aire hemos de ir, —repuso 
Cesar sonriendo,—pero sin otro artefacto que nuestro 
valor. bs a ia 
—En cuanto á eso, ya sabéis que no nos falta, —dijo 
Luis. ) | | : 
_—He aqui mi plan, que espero merecerá vuestra apro» 
- bación. ON 4 | 
Todos los capitanes se aproximaron á Cesar para no 
perder una sola de las palabras que iba á decir. 
El jefe de los Titanes continuó: 
—El único punto por donde podemos ascender hasta 
la cima de las montañas que defienden la entrada del 
puerto, es por el mar. Ey verdad que hay trozos en que 
la piedra es tan lisa, que con la mayor facilidad se res- 
bala uno, pero... | ; | 
- —De todos modos, —dijo Barnardo,—se necesita, que- 
rido tío, una serenidad á toda prueba para hacer esa 
ascensión. 
   
   
   
   
    
-——Y, además, que desde arriba, con desprender una: 
sola piedra, barrerían á nuestros hombrés, —añadió Ar- 
DAS iodo 0 MIRA AS 
¿Es eso lo que creéis todos? —dijo Cesar. 
- —$Í, señor, | e a a AO | 
—Pues bien; en primer lugar que esa ascensión se ha 
de verificar de noche. En segundo, que quiénes han de: 
  
  
  
  
subir somos nosotros, los jefes, que iremos dejando clava: 
dos los jalones para .asegurar las escalas por las cuales 
subirán únicamente diez y seis hombres de los nuestros. 
ee Con ellos sólo basta. | 
  
  
  
  
  
  
  
—Pero ¿y si no llegan? —preguntó el Malagueño. ? 
-—Los que lleguen, estad seguros que desempeñarán su 
parte admirablemente. OUR. e y e An 
- —No acierto á explicarme, —dijo Arregui, —cómo pre: 
_tendéis hacer esa ascensión por lugares donde apenas hay 
  
  
      
espacio para poner el pie. ¡Rayos y centéllas! Cuidado 
- que yo no soy hombre, y todos lo sabéis muy bien, que 
ante nada he retrocedido, pero ¡por las tripas de Satanás! 
que no sabría de qué manerá subir esa montaña. - | 
* 
  
  
  
 
	        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.