Full text: Divertida historia del rústico Bertoldo, de Bertoldino (su hijo) y de Cacaseno (su nieto)

  
seo Ús 
—¿Qué cosas—interrogó el rey, de nuevo,—son las que el hom- 
bre busca y no quisiera hallar? 
—Los animales inmundos que se encuentran en la camisa—Tes- 
pondió Bertoldo. 
—¿Como cogerías una liebre sin perro? 
—Esperaría que estuviese cocida y entonces la cogería. 
—Tu tienes—fué diciéndole el rey,—buenos sesos, si se vieran. 
—Y tu, —repuso Bertoldo,—mejor humor si no comieras. 
—¡Ea!...—exclamó el monarca—Pídeme cuanto quieras, que 
yo estoy pronto a dártelo. 
—Quien no tiene nada suyo, —objetó Bertoldo,—mal puede dar 
a otros. 
El rey, entonces, preguntó con dignidad:—Pues ¿por qué no te 
puedo dar lo que tu pidas? 
—Porque yo—contestóle Bertoldo,—ando buscando la felicidad, 
y tu no la tienes; y así no me la puedes dar. 
—¡Como!—Para saber si soy feliz, ¿no te basta verme sentado 
en el trono? 
-—No; porque aquel que más alto se sienta está más expuesto a 
precipitarse. 
—¡Mira—añadió el rey, —cuantos nobles señores que están 
aquí para obedecer mis órdenes! 
—Señor,—replicó Bertoldo,—también las hormigas y hormigo- 
nes andan alrededor del árbol, y le roen la corteza. 
Concluyamos,—dijo por último el rey,—¿quieres quedarte en 
la córte? 
—Aquel que se halla en libertad, no debe buscar la esclavitud. 
—Entonces, dime: ¿quién te movió venir aquí? 
—Voy a decirtelo: El creer yo que un rey fuese más grande 
que los demás hombres, con diferencia de diez a doce pies de más 
alto que ellos; pero ahora veo que eres un hombre como los demás, 
sin otra diferencia que el ser rey. 
—Observo—añadió secamente el rey, —que tu eres Un rústico 
muy malicioso y de peor condición que las moscas... 
—Mi naturaleza—repuso Bertoldo,—lo permite asi. 
—¡Bien; pues yo te mando, como rey, que al instante te quites 
de mi presencia! 
—Sea, ya que así tu lo mandas; pero advierte que las moscas 
  
  
  
  
  
 
	        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.