Full text: [Tomo 1] (1)

En uh testero del mismo, se ve el escenario. 
Y Cuando no hay función teatral, o velada, o baile, el sa= 
lón queda despejado, y las mesas de café que « ahora lo ocu- 
Pan, pasan a las estancias inmediatas. Es 
E Aquella noche, como no había fiesta ni solemnidad de. 
“ninguna clase, el salón hallábase convertido en café, no mu 
iluminado ni y concurrido. : 
nv las piezas literales ofanse risas. animadas conversar 
ciones y el chocar de las fichas del dominó. 
Alí no se permitía jugar ; : sólo se hablaba, y ya hemos. 
dicho que la concurrencia no era numerosa. 
De aquí el relativo silencio que en él reinaba. 
Sólo había ocupadas algunas mesas. 
. 
- Fijémpnos en una de las mesas situadas al fondo, 
tno' de los rincones más apartados y oscuros. 
3n torno de ella había sentado tres qn que me- 
recen hagamos su descripción. : 
El uno de ellos, a quien por su aspecto nadie habría po-. 
dido tomar por un obrero, vestía con cierta distinción y 
hasta con cierta elegancia, flamante traje de americana de 
tela fina y corte irreprochable ; calzaba zapatos buenos 
enbría su cabeza con sombrero flexi ble, y fumaba puro. 
Además, en sus dedos brillaban algunas sortijas, Y sobre 
su chaleco destacábase la gruesa cadena de su, reloj. 
Sra a como de cuarenta años, un poco gruéso, con 
bigote, y advertíase en él esa satisfacción de quien no tiene 
inicias en su presente ni temores para su porvenir. 
- Veíase delante de él una copa Je coñac a medio apu- 
apurar, consumición de las caras, verdaderamente extraor- 
dinaria en ag quel centro, a lara azón. | 
Al segundo de los tres indiv pa 108 cítados, nó necesi 
 
	        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.