Full text: Tomo 3 (03)

LA SEÑORITA MONTECRISTO 
“¿Tan numerosos eran los convidados 
Vuestros amos? 
-| Numerosos |! ¡Ah, sí! Ni aún han re- 
do 4 los invitados de todos los domin- 
1 El señor Joe los despedía, al uno 
és del otro, mientras arriba yo equi- 
al señor wvizconde que nos han traído 
Soche 4 eso de las once de la mañana. 
¿Al señor vizconde? No comprendo. 
Es verdad! No podéis saber que los 
ños tienen un amigo fntimo, un francés, 
l que tienen intereses, aunque no siem- 
stán de acuerdo. He comprobado esto, 
rde que los caballeros hablaban muy 
Reñían como marineros en taberna; 
lente que no pude entender lo que 
Los tabiques son tan gruesos. 
Bueno. Eso no nos importa. Tomad un 
e» amizo Kennedey. Esto os hará bien. 
Asf lo creo. Decfa, pues, que hacia las 
, el señor Joe que había salido tempra- 
o0lvió con el señor vizconde, pero en 
noso estado, ¡pobre señor! pues tenía 
nados los dos pies. : 
Un accidente sin duda? 
4, parece ser que había bebido más de 
gular, y que se había dormido, con 
bles apoyados en el hogar. ac y 
eS... ¿comprendéis? | 
omprendo muy bien! 
e quince en quihce minutos hube de 
la orden del pt sa y aplicar com- 
as cinco, el señor Joe vino donde 
aba, y sin dejarme tiempo para coger 
2ndrugo, me envió á las oficinas de la 
fila trasatlántica, donde he tomado 
illetes de primera clase con destino. 
e-> 
Creo, pues. me han mandado pre 
res marras para es sta, noche. 
21 se dueños, se asi 4 
—¿No decías que cinco billetes? 
—] Sí! pero los dueñoss irán acompañados 
de otros caballeros que yo no conozco. 
—El señor vizconde irá sin duda con 
ellos. 
—¿En su estado? Difícil parece. 
—¡No se puede saber! A vuestra salud 
amigo Kennedey! ¿Cómo? ¿Marcháis ya? 
—Es necesario, amigo!... Pensad... 
que preparar. tres maletas. 
-—|¡Un groog más! 
—¡ Imposible! Otra vez será. La marcha 
de los dueños me dejará alguna libertad. 
Mañana por la tarde, | 
Tengo 
si queréis! 
—¡Síl ¡ Mañana por la tarde aquí mismo! 
Quedó solo Simp-on, fué 4 ver el indica- 
dor marítimo y comprobó que el próximo 
vapor dela Compañía trasatlántica con des- 
tino al Havre salía de New-York 4 la una 
y media de la mañana. y | 
Le quedaba más tiempo que él necesitaba 
para hacer, el también, sus preparativos de 
viaje. | 
- Todo presuroso, ' se encaminó hacia el 
«elevated» y tomó la dirección de New- 
York... : 
—¡All righht la Los sefíores to- 
man el camino más corto para llegar al 
mismo tiempo que la señorita al Trans- 
vaal!. $ 
Simpson se volvió enseguida á la agencia 
A Fillmibre donde obtuvo sin dificultad la au- y 
, torización de continuar trabajando q cuen- | 
ta del señor Donegal. | 
CE Ante. su ruego, el director, que. vela: en de 
la empresa | del policía un gran reclamo para 
la agencia, le colocó varios papeles de na- A 
_ turaleza. especial, entre los que Mevaba. LES 
título de corresponsal del «New York He- 
radl> y un pasaporte. en blanco o ¿fué A : 
llenado inmediatamente. 
El director Mevó. su condescendencia Ti : 
a escribir una, ¿carta sobre la. ar colocó, 
 
	        
© 2007 - | IAI SPK

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.