Full text: Vocabulario costeño o lexicografía de la región septentrional de la República de Colombia

    
     
  
  
  
  
  
  
  
  
  
   
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
   
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
   
     
o 
dura, de color rojo encendido y a manchas negras en los 
extremos; su verdadero nombre es peonía. 
Unos árboles hay en la provincia de la jurisdicción del 
Valle, cuyo fruto son las peonías. Dánlas en racimos de 
grano mayor y menor tan encarnadas, duras y redondas, 
que se estiman para brazaletes taladrándolas por lo más 
grueso, y las hace más vistosas el matiz negro de su pequeño 
ojo, que es la parte por donde producen las que se aplican 
a semilla. 
José NicoLÁs DE LA Rosa. Floresta de Santa Marta. 
Lib. HI, 7 (año'de 1741): 
Pues bien : La Academia Española ha acogido una pape- 
leta remitida de Venezuela en la cual se da a dicha semilla 
el nombre de pionía, que no tiene quien lo abone, como 
vulgar que es y mera corrupción de peonía. 
« Peronilla » me parece tolerable. 
Perquisición (Barb.). Búsqueda ; indagación. 
Es sustantivo derivado del verbo perquirir : buscar una 
cosa con cuidado y diligencia. 
Perra. U. bárbaramente por borrachera. Así en Bogotá, pero no 
lo trae Cuervo. 
Perras. Así denomínase a los cabellos de las sienes que caen sobre 
el rostro orilla de la oreja, ya recogidos, ya formando sendos 
rizos. i 
En castellano académico son tufos o garcetas, pero en 
España el vulgo los llama patillas. En Bogotá dicen « ca- 
chacos » y en Paris guiches, palabra esta, que académica- 
mente tiene bien distinto significado. 
| Perrencazo (Barb.). Zurriagazo ; pretinazo ; golpe. 
Es corrupción de rebencazo y me huele a vocablo de 
Germanía. 
Perrerazo (Barb.). Latigazo. 
Perrería. Vale esta palabra demostración de enojo, enfado o ira. 
U. impropiamente por travesura o diablura. 
Perrero. Látigo compuesto de un mango corto, al estremo del 
cual se ata un cordel largo, o una tira de cuero que recuerda 
al que en Cuba se usaba para castigar a los esclavos. 
En alguna catedral de España he visto yo al perrero — : 
funcionario vestido de rojo que por oficio tiene cuidar que 
no sea profanado el templo por la indecencia de los perros 
— provisto de un látigo de dicha forma. Lo cual me.auto- 
riza a suponer que en vez de « perrero » se dijo antes « látigo 
“perrero »; mas como la Academia en achaques de látigos 
no distingue, nos quedaremos con nuestro vocablo, o dire- 
; : 
  
  
  
 
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.