Full text: Después de la guerra

  
  
  
   
A 
¿Es que cumplidas tales estipulaciones hubo para el imperio 
   
  
      
    
    
   
   
   
   
    
    
  
      
   
   
   
        
la más remota esperanza de alcanzar otras condiciones de paz 
que no fuesen las que les acordase la generosidad de los 
vencedores ? : 
No aparece muy distanciado de la verdad el señor Ríos 
Gallardo cuando expresa que los tratados de paz nunca fueron 
la obra de un acuerdo de negociadores en libre deliberación. - 
En esta clase de convenios internacionales hay siempre quien 
se lleva la parte del león. (1) ES 
En el caso de Bolivia la celebración del pacto de tregua. 
de 1884 fué el comienzo del fin, o sea el epílogo del siniestro. 
drama iniciado por la armada chilena el día en que se apoderó | ; 
a mansalva del litoral de Atacama. 
Recurramos también por nuestra parte a algun as páginas 
de-la historia. 
Librada en las cercanías de Tacna el 26 de mayo de 1880 
la gran batalla, la decisiva diríamos, entre los ejércitos aliados 
y chileno, el factor suerte, que siempre tiene la última palabra 
en esta clase de aventuras, favoreció a las armas chilenas, 
y entonces, las fuerzas bolivianas destrozadas a despecho de su 
innegable heroísmo durante el formidable choque de los ejér- 
citos contendientes, apenas si pudieron replegarse en disper= + 
sión y en escaso número hacia el interior del país, para reor= 
(1) Pero por lo que respecta a la manera cómo entiende Bolivia 
derechos de la victoria, existe el antecedente de su actitud con el Perú el 
1841. En ese año el general peruano Gamerra invadió a Bolivia “con un fuerte 
ejército y libró, una batalla para él desastrosa en los cámpos de Viicha El 
ejército victorioso del general bolivi Ballivián entró en territorio y 
ruano por diversos puntos. y ocupó ” r el menor pensamiento en apode- 
rarse de esta región, ni aun a título d sarcimiento de los t z 
por una agresión... De manera, pues, que está certificada y $ 
losa lealtad con que 3olivia ha respetado la integridad de su vecino, sin intents ñ 
nunca recurrir a la fuerza” para tomar, PS hacerlo, aquella 
Epílogo de la Guerra del Pacífico”, por Julio Lucas Jaimes, ( 
que peleó en las batallas de San Juan y Miraflores en el ejército peruano). 
los 
     
  
     
     
    
  
      
  
  
    
      
     
    
  
  
     
  
    
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.