Full text: Instrucción pastoral del episcopado venezolano al clero y fieles de la República

la más justa y merecida alabanza. La historia de las 
Ordenes Religiosas es la historia de las corrientes 
Más poderosas de bien y prosperidad según Dios que 
Se han deslizado y se deslizan aún por toda la tierra. 
Fla obra de la civilización cristiana en el. mundo 
“Entero les debe sus mayores beneficios, sus más 
Saludables y fecundos esfuerzos, su más sólido y 
perfecto resultado. Los Religiosos se han abierto 
-famino por toda la haz del planeta, armados solo de 
la Cruz, sin otro escudo que la caridad y abnegación 
de sus almas, y regando esos caminos con sus lá- 
grimas y su sangre, para llevar á hombres y pueblos 
Súmergidos en las tinieblas del error y en los abismos 
de la barbarie, la luz de la Redención y los beneficios 
que al humano linaje procuró la inmolación sacra- 
Hísima del Calvario. 
4 219. No hay obra de caridad á que ellos hayan 
Sido extraños, no hay necesidad ni miseria. humanas 
que no hayan procurado remediar, y no hayan re- 
Mediado efectivamente con las variadísimas y casi 
Minumerables instituciones con que han enriquecido 
al universo católico. Ninguna ilustración científica 
la escatimado el brillo á sus frentes: á ellos deben 
as ciencias sus mejores adquisiciones y sus más 
admirables descubrimientos, y después de haber sal- 
Vado de la barbarie los tesoros literarios de la 
antigiedad han sido en la época moderna los promo- 
lores más egregios de los adelantos del saber. Ellos 
Ocupan puéstos insignes, desde los planteles donde 
Se reparte el pan de la enseñanza á los pobres y 
pequeños, hasta esos Institutos preclaros que marcan 
A cumbre de los humanos conocimientos y derraman 
Tulgores de sabiduría por todo el orbe. El homenaje 
en este punto no se les ha negado nunca ni aun 
Por sus irreconciliables enemigos, porque los hechos 
Se han impuesto con autoridad irrefragable. 
. . 220. Esa acción salubérrima de las Ordenes Re- 
lglosas se manifestó siempre en favor de nuestra 
América Latina, pues á contar del renombrado Fray 
Juan Pérez de Marchena, que impulsó, ayudó y 
 
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.