Full text: Instrucción pastoral del episcopado venezolano al clero y fieles de la República

  
    
   
CAP. V. - DE LAS COSAS QUE SE PROHIB. Á LOS ECLEST. 215 
prohibimos, pues, concurrir á espectáculos públicos, 
pompas y bailes; mezclarse en aquellas reuniones en 
que se hacen ó cantan cosas amatorias y lúbricas; 
asistir, en públicos teatros, á representaciones escéni- 
cas de cualquier género. Y de un modo expreso esta- 
blecemos esto respecto de las corridas de toros ». 
574. «Absténgase el clérigo de la cacería que 
se hace con gran aparato y estrépito, y la cual está 
vedada por los sagfados cánones. En cuanto á la 
lícita, que suele hacerse para distraer el ánimo, no la 
reprobamos con tal que no se depongan las insignias 
elericales ni se haga en días de fiesta Ó de ayuno y 
penitencia. Respecto de lo cual corresponderá á los 
Obispos establecer lo que juzgaren oportuno Ó nece- 
sario para eliminar los abusos, teniendo en cuenta la 
doctrina de Benedicto XIV, De Syn. Dices. lib. 1L. 
10. 9». 
575. «No pueden los clérigos aceptar sin licencia 
el oficio de curador ó de tutor, ni ejercer el arte mé- 
dica sin indulto apostólico, ni desempeñar ante el 
tribunal secular el cargo de procurador, abogado, | 
escribano ó notario, ni admitir cargo público alguno, 
siquiera sea gratuito y honorífico, sin la venia del Obis- 
po, y ni aun cargo privado para cuyo desempeño se 
requiera mucho tiempo y gran fatiga de cuerpo y 
mente. Los sagrados cánones prohiben en absoluto á 
los clérigos el ejercer artes serviles ó mecánicas con 
fines de luero. Absténganse también de frecuentar 
los mercados y ferias; pues los que esto hacen, si no 
por negocio lo hacen por ocio, y tanto lo uno como 
lo otro es reprobable, porque con ello dan grave 
ocasión de escándalo al pueblo, ya se despojen del 
hábito ya lo lleven puesto». 
576. «Nada más detestable que el avaro: nada 
más inicuo que amar el dinero: quien así procede 
tiene también el alma venal (Eccli., X, 9-10). No hay 
tampoco nada que disminuya tanto la confianza de los 
fieles en un clérigo como verle con deseo desordenado 
de dinero. Por tanto, aparten de sí todos los clérigos.con 
sumo cuidado hasta la apariencia de avaricia. Vana 
  
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.