Full text: Instrucción pastoral del episcopado venezolano al clero y fieles de la República

302 . PARTE XIV.- DELAS COSAS | SAGRADAS. 
te la a Ó  lendicio. por causa de exe- 
cración, no podrá servir más para el culto mientras de 
nuevo no se la bendiga ó consagre; y se considera 
execrada una iglesia cuando toda ella ó la mayor parte 
de sus muros ha sido derribada. Tampoco podrán 
efectuarse las sagradas funciones en ¡elesia mancillada, 
mientras por medio de la reconciliación legítimamente 
hecha, no. se le haya devuelto la santidad que le 
diera la consagración ó bendición. Cuando la iglesia 
está solamente bendita, la reconciliación puede practi- 
carse por cualquier sacerdote que delegue el Obispo, y 
en caso de necesidad aun sin delegación. 
154. Aunque la iglesia sólo quede mancillada 
por los delitos que se expresan especialmente en el 
derecho, sin embargo, en virtud de la consagración 
ó bendición conserva aquella ¿inmunidad que por com- 
_pleto excluye, no únicamente cualesquiera actos ilícitos 
sino también los simplemente profanos y contrarios 
ú la santidad del sitio. Por lo cual se prohiben en 
ella las negociaciones, los juicios seculares, las asam- 
bleas civiles, las conversaciones profanas, y mucho 
más las repr esentaciones teatrales, los cantos lascivos y 
cuanto perturbe el oficio divino ú ofenda á la reverencia 
debida á la casa de Dios. Mascomo, si las palabras 
mueven los ejemplos arrastran, exciten eficazmente 
los sacerdotes al pueblo cristiano, con su santa com- 
postura, reverencia y devoción en la iglesia, á una 
fiel imitación. Con ese ejemplo tendrán mayor fuerza 
y autoridad sus consejos al inculcar la modestia á los 
fieles, sobre todo á las mujeres, así como sus re- 
prensiones á los perturbadores del orden y la tran- 
quilidad del lugar santo. 
155. Cuiden principalmente los Rectores de igle- 
sias de mantenerlas en completo aseo y limpieza, 
tanto en su interior como en su exterior: que haya 
mucha decencia en las paredes, techos y pavimento: 
que los altares, confesonarios etc., sean de continuo 
preservados del polvo: que en sus fachadas y alrede- 
dores. no crezcan yedras, espinos, ete., que les hagan 
perder su belleza y dignidad. Ni descuiden hacer en 
 
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.