Full text: Ideales y caracteres

  
  
  
— 118 — 
por todas las sensualidades, los refinamien- 
tos y excesos propios del Oriente, en con- 
sorcio con los que Roma y Grecia envia- 
ban en la ola de la conquista. 
Luego, el plan de Jesús debía de ser tan 
profundo como el designio de su vida y de 
su muerte, y comprender tres fases princi- 
pales, hondamente arrancadas de la misma 
naturaleza de los hombres y de los tiempos 
que debían oirle. Así fué, en primer lugar, 
religioso, en segundo término moral, y por 
último político; y es evidente que se diri- 
gia antes á la esencia del alma de su pue- 
blo, después á las costumbres públicas y 
privadas, y en seguida, como una conse- 
cuencia necesaria, á la renovación del ór- 
den gubernativo, deshecho para siempre, no 
sólo por la corrupción y la explotación in- 
veteradas de sus clases directivas, sinó por 
el golpe de muerte que le asestara el con- 
quistador romano. 
Vése asi este caso original que define 
tal vez como ninguno, del punto de vista 
humano y filosófico, la personalidad de Je- 
sús: que siendo para él la reforma religiosa la 
menos visible y urgente, es la que comien- 
za y afirma su misión; y siendo la revolu- 
ción política la más positiva y apremiante 
  
  
 
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.