Full text: 2.1929,Jul. (1929000700)

gráficos' encontrados a su vez por hombres de 
ciencia que dedicaron su vida, quizás comple 
ta, a iluminar concretamente los conocimien 
tos históricos. 
Nuestra patria como nación civilizada, cu 
yos habitantes son sensiblemente solicitados 
por toda manifestación de cultura, posee su 
respectivo museo etnográfico. Fundado por 
gestiones del Consejo Directivo de ia Facultad 
de Filosofía y Letras, durante el decanato de 
Miguel Cañé y por iniciativa e idea del doc 
tor Norberto Pinero, en Abril de 1904, pasó 
muchos años en el reducido subsuelo de la 
calle Viamonte, amontonándose los objetos sin 
poder darles el verdadero orden y lucimiento. 
Sin embargo su primer director, el doctor Juan 
B. Ambroseta¡ que lo fuera desde su funda 
ción hasta el 28 de Mayo de 1917, fecha de su 
deceso, no cejaba en trabajar entusiastamente 
por la obra a la que diera todo su saber y 
gran parte de su vida. Sucedióle en su cargo 
el doctor Salvador Debenedetti que actual 
mente dirije ese establecimiento nacional, ha 
llándose entregado afanosamente a escribir 
“El Pucará de Tílcara’’, obra de*gran interés 
científico que aparecerá en breve y constará de 
varios volúmenes. El Dr. Debenedetti, siguien 
do una temprana vocación, formóse al lado del 
antiguo Director, heredando sus orientaciones 
y su amor al estudio puestos de relieve en 
muchas expediciones; estas que muchas veces 
coronan tantos esfuerzos con hermosos objetos 
encontrados, llegan al número de 24, realiza 
das en todo el territorio de la República y 
especialmente en el Nord-Oeste. El conjunto 
etnográfico y arqueológico formado por 40.000 
piezas asirías, egipcias, árabes, americanas y 
muchas argentinas, distribuidas estéticamente 
en 8 salones, una galería y un “hall” es el 
fruto de las expediciones y de algunas dona 
ciones como la del Dr. Carlos Madariaga y 
Sr. Antonio Devoto. Allí en la amplitud de 
las salas, a la luz difusa de los ventanales, cu 
biertos con espesas cortinas donde en cambio 
del rumoroso movimiento estudiantil, nos in 
vade el ánimo una lúgubre meditación, donde 
funcionaba antiguamente la legendaria Facul 
tad de Derecho de Buenos Aires, calle More 
no 350, fué inaugurado el actual Museo Etno 
gráfico Nacional, el 28 de Setiembre de 1927, 
en ceremonia oficial, dándole especial realce 
la presencia del Dr. Marcelo T. de Alvear, en 
tonces primer mandatario. Cuatro son las sa 
las exclusivamente argentinas; adorna una de 
ellas con sus contornos broncíneos y desolada 
expresión, el grueso escultórico titulado “La 
cautiva”, obra del artista Lucio Correa Mo 
rales obsequiado al Museo por su esposa; una 
reproducción exacta de este monumento, en 
mármol, ornamenta un elegante paseo de la 
Capital. 
Los demás objetos están diseminados con 
acierto: momias en el estertor de la muerte; 
tumbas indias prolijamente reconstruidas; va 
sos “bombé” pintados; platos de bronce car 
comidos; flechas de diversos tamaños y colo 
res; innumerables collares de un gusto primi 
tivo; estatuítas de indígenas y caciques; ca 
noas de una construcción nada acabada, etc., 
etc., todos los cuales, son los vestigios queda 
dos en nuestro suelo de las razas aborígenes,* 
sencillas y salvajes en sus costumbres y tris 
tes por su destino, sucumbidas a la pujanza 
española y valentía de los hidalgos (pie sin 
pensarlo hicieron de América la cuna de. una 
preclara civilización. 
Y nosotros de nuestra época, mezcla de bu 
llicio y apacible vuelo de las ideas, después de 
la complicada partida do “pocker” o de “brid- 
ge”, de un disputado juego de “tenny”, de la 
enloquecedora carrera del automóvil o del ca 
ballo favorito o del lujoso “film”..encantador, 
gustamos de elevar nuestras almas en la sole 
dad de un museo, donde las arroba la ine 
fable poesía de la muerte y del misterio, trans 
portando nuestro pensamiento a las ideas de 
lo eterno y absoluto, esencia de Dios. 
ADELA DEBENEDETTI
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.