Full text: 1.1911=Nr. 1 (1911000101)

  
A A EEE 
  
  
  
  
E 
EL PICAFLOR NACIONAL Hi 
Flores 
Mi 
Lo que se dice 
Que en la calle Avellaneda al 3200, 
Existe el tercero compuesto por las simpá- 
ticas. Albertina, Inés, y María Tabares, las 
que piensan pasar por lo del lustra botas 
fausto el trovador, para darle unos datos 
que deberán de aparecer en el canto fúne- 
bre el próximo número. 
—Que Paulina García y Ramón N. irán 
cuanto antes al R. C., aunque se oponga 
todo Flores y el señor Congánchelo. 
— pe la ricotona de M. L. La1b.ero, tie- 
n€ un andar tan elegante, que todo aquel 
que pasa junto á su lado queda como en- 
Smiamde por su propio perfume marca 
deal, 
- —Que el fígaro de Bacacay y Gavilán 
Luis N. canta cada serenata 4 su dulcinea 
que da fiebre gástrica al que le “holle”. 
—Que Herminia Cominos ha manda- 
do' construir un aeroplano para remontar- 
se hasta lo de su adorado Juan S:, el que, 
según parece, no le lleva el apunte y se va 
En retirada. 
—Que Monteverde S. piensa propinar 
4 cualquiera que le indique el domicilio 
de un “poeta” lustrador de botines y saca 
suelas de. Carpeyadas con erraduras. 
. —Que fué recibida con silbatina y pa- 
Pazos la aparición de la re... vista de Ta- 
peras... espárragos y... papas fritas! 
Sus .Capataces, de rabia dicen que se 
van a ir á bañar en la playa de Belgrano. 
¡Qué mal... que. se hacen! 
El Lustrador. 
A 
Palermo y Belgrano 
  
(De nuestro corresponsal) 
¡ Ingrata! Es lo único que me.resta de- - 
cirte después de haberte - amado - tanto. 
¡Crránto sufro por ti! ¡Cuán amargos son 
los luctuosos instantes de mi vida! mi vi- 
da es lóbrega, sombría; mis noches son te- 
nebrosas, lúgubres: mis días son nebulosos 
y faltos de luz, desde el momento aquel 
en que nuestras dos almas convertidas en 
tina sola, volvieron á trocarse en dos. 
Entonces, era feliz á tu lado, me embria- 
gaban tus inauditas cáricias; me enterne- 
cías reblandeciéndome de amor con tus en- 
loquecedores y apacibles besos, y el febril 
contacto de tu saturado aliento me alucina- 
ba, me embriagaba de amor. Yo con to- 
da la inmensidad de la pasión, arraigada 
en lo más profundo del alma, sin diidar, — 
loco te amaba. Te amaba con la experi- 
mentada convicción y madurez del hom- 
bre; te amaba, con la terneza y candidez 
del niño. 
- Así como el pensamiento está intimada- 
mente unido al alma, está tu angelical 
imagen grabada en las retinas de mis ojos, 
y así, cuán bien resuena en el oído el elo- 
gio de una vibración lejana, palpitan en mi 
memoria tus inmortales recuerdos con el 
dulcísimo arrulld de una «música sublime. 
  
Hoy lloro el vanagloriado ayer. Una mo-- 
nótona pesadez dejó engarzada en mi pe- 
cho. Ya no son tus inefables caricias mi 
tus fervientes besos los que, preso del 
divino delirio voluptuoso, me transportar 
á las regiones fantásticas de ensueño; pro- 
duciendo en mí un devaneo afable, una 
sensación enervante; ya no son color de 
rosa mis juveniles ilusiones; ya el aura 
matinal no llega hacia mi saturada de ca- 
dencios murmullos ni el éter de tu femi- 
neidad alienta mis amorosas quimeras, 
Todo ha cambiado; pero, mi sentimien- 
to no; allí yace intacto y solo, por no tener 
quién comparta con él, otro. pedazo de 
amor. Hoy lloro, no con los ojos, Horo con: 
el corazón, es un manantial de lágrimas 
vivas, de lágrimas rojas que cada una de 
ellas lleva en pos de sí, una gota de mí 
superflua sangre: un trozo de mi vida 
  
  
 
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.