Full text: Año 2.1913=No. 17 (1913001700)

OBRAS SOCIALES 
¡LOS PADRES PODRAN FACILMENTE ASEGURAR EL PORVENIR DE SUS HIJAS! 
» ace días recordé una conversa - 
ción que tuve con mis amigos 
los Condes de Resseguier de 
Mirmón, en el Castillo de Nis- 
ko, por la que me enteré de la existencia 
de una maravillosa y benéfica Institución 
que asegura el porvenir de las hijas para 
siempre, y cuyo origen voy á referir. 
Allá en la Edad Media, cuando la fe, 
inflamando los corazones, hizo que mar 
charan á la primera cruzada verdaderas 
legiones para conquistar la Tierra San 
ta, un noble caballero pensó que tal vez 
no volvería y que á las penas de cruen 
ta campaña habría que aumentar el do 
lor que le causara el porvenir de sus hi 
jas, que podría ser tal vez la miseria. 
Para tranquilizar su espíritu, fundó una 
Institución en la que encontraron ampa 
ro las niñas cuyos padres habían muer 
to en la campaña y perdido sus bienes. 
La Institución ha evolucionado con el 
transcurso del tiempo, y tuve el gusto 
de conocer á una señorita que nació rica 
y vive hoy á la sombra de dicha obra, 
la Baronesa de B., á la que debí el saber 
cómo funciona la Institución actualmente: 
Al nacer una niña, sus padres, parien 
tes ó padrinos, la inscriben mediante el 
pago de una modesta suma, cuyo míni 
mum en México, habría que fijar de 
acuerdo con el interés del dinero y las 
tablas demográficas; y también pueden 
inscribirse en cualquiera edad, mediante 
cuotas proporcionales. 
Al llegar la interesada á los treinta 
años, la Institución está obligada á pro 
porcionarle, si no se ha casado, un cuar 
to y comida en casa construida para el 
objeto y, además, una pequeña cantidad 
en efectivo cada mes, de acuerdo con la 
cuota que hubiere pagado. Hago notar 
que á las señoritas se las considera como 
usufructuarias de los bienes y que, por 
ningún motivo, tienen el carácter de asi 
ladas en un establecimiento de caridad. 
El Reglamento interior es muy liberal, 
sin perjudicar el orden y la moral cris 
tiana. 
Las señoritas que se casan pierden to 
do derecho, lo mismo que las que mueren, 
ó las solteras ricas que voluntariamente 
lo ceden, haciendo ingresar estas sumas 
al fondo de la Institución, en provecho de 
aquéllas cuya inscripción esté en vigor. 
Los fondos se colocan á rédito por lar 
gos años en Bancos Territoriales de pri 
mer orden. En México, propondría se 
depositaran en el Nacional Monte de 
Piedad, y por medio de donativos se po 
dría construir la casa; pues por ningún 
7notivo podrá el Consejo de Administra' 
ción disponer de los Capitales y réditos que 
se acumularan. Solamente distribuirá los 
réditos que correspondan á las personas 
que han llegado á la edad indicada de 
treinta años, y de los que han ingresado al 
fondo, siempre en favor de las pensionadas. 
En nuestro querido país, donde po 
bres y ricos vivimos al día, en que, por 
desgracia, las fortunas no descansan so 
bre bases sólidas y se desconoce el aho 
rro, creo que la fundación La Providen 
cia que deseo establecer, siguiendo un 
programa de obras sociales, viene real 
mente á proporcionar enorme servicio á 
las familias apartando á las hijas solte 
ras de la miseria y sus consecuencias. 
¡¡¡Que lo que hoy se gaste en un bau 
tizo y regalos, mañana sea mejor em 
pleado, asegurando para siempre el por 
venir de una hija!!! 
¡¡¡No me arredra una desmoralizadora 
indiferencia, si tengo la fortuna de con 
tar con vosotras, Madres Mejicanas, las 
principales interesadas en que mi mo 
desto proyecto sea el grano de arena que 
sirva de núcleo para fundar una Gran 
Obra de Defensa Social!!! 
México, Junio 5 de 1913. 
Luis Lüdert y Rul.
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.