Full text: Año 2.1913=No. 22 (1913002200)

1158 
COSMOS 
diendo en su auxilio el Carmania que fue 
uno de los primeros en recibir los des 
pachos inalámbricos. 
Véase cómo refiere un pasajero del 
Carmania la catástrofe del Volturno: 
«El jueves por la mañana el capitán 
Barr, comandante del Carmania, recibió 
un radiograma del Volturno anunciando 
que se había declarado un fuego a 
bordo. 
A pesar de lo violento de la tempestad 
que se había desencadenado, el Cernía' 
tita se dirigió, a veinte nudos de veloci 
dad, en dirección del navio incendiado, 
se fueron rompiendo sucesivamente y 
tuvo que regresar al Carmania. El capí' 
tán Barr decidió entonces situar su bar" 
co lo más cerca posible del Volturno, no 
pudiendo aproximarse a más de 30 metros. 
Los pasajeros, angustiados, habían 
tomado puesto en las canoas de salva 
mento en la popa del buque, mientras 
que la tripulación luchaba heroicamente 
en la proa para sofocar el incendio- 
Los aparatos de telegrafía sin hilos 
del Carmania fucionaban sin cesar y 
pronto se hallaron numerosos barcos al 
rededor del Volturno. 
¥■ 
<-r’ 
9! 
fj» 
w 
II 
i 
rr 
Xí 
r 
W 
Sí 
vj 
te. 
iff 
i 
T 
I 
íf 
m- 
l ts/' : . >: 
■ AiV ! r. ■ 
-uT* ' ■ -• ' ■ 
• -¿jjf f ( ■ ■ -y', 
ac 
Toledo: Esperando la llegada de Mr. Poincaré, 
y cerca del medio día llegó al lado del 
Volturno. La proa del Volturno estaba 
envuelta en llamas. Seis canoas de sal 
vamento fueron echadas al agua desde 
el buque náufrago; pero solamente dos 
lo fueron con éxito; las otras cuatro, 
lanzadas por las olas contra el buque, se 
habían despedazado y los pasajeros que 
llevaba a bordo se habían ahogado. 
La tormenta causaba estragos. El ofi 
cial Carner, del Carmania, montó en 
una canoa de salvamento y trató de 
aproximarse al Volturno', pero los remos 
Llegó la noche y la tempestad se 
aplacó un poco, siendo entonces lanza - 
das al mar las canoas de salvamento, la 5 
cuales no lograron llegar hasta el buqu e 
incendiado. 
Durante la noche se oyó una expl°‘ 
sión y el_ Volturno disparó varios cohe' 
tes; pero fué imposible acudir en su afi" 
xilio porque enormes olas impedían acef" 
carse a él. 
Hasta que la tempestad cedió, el viej" 
nes por la mañana, no pudieron organi' 
zarse los socorros.
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.