Full text: 1.1932=Nr. 3 (1932000300)

actualidades 
ÜV OPINION DE LO? DEMÁ? 
LA CARAVANA PASA... 
Los hombres privilegiados 
Lon el pretexto 'de una inyección de 
sangre nueva al f.ciamo, el señor Mussolini 
Sln mayores razones, lia licenciado a unos 
'llantos ministros y se a asignado, a sí 
mismo, en la reorganización del gabinete, 
hasta cuatro carteras. 
f-d caso, con ser extraordinario, no es 
íiuevo. Todos saben que el señor Mussoli- 
i'i tiene, en su despacho firmadas en blan- 
co , las renuncias de todos los altos fun 
cionarios del fascismo. Y cuando menos 
lo Piensa nadie, resulta un funcionario “re 
nunciado’’. Tal fue el caso ocurrido hace 
ires años, de un ministro de instrucción 
Publica que intervenía en una ceremonia 
oficial al mismo tiempo que los diarios 
anunciaban que el Duce había aceptado su 
renuncia y nombrado su reemplazo. Desde 
luego, el ministro en cuestión nada sabía 
de su “renuncia”... 
Periódicamente, el Duce hace esta re 
moción de cargos, cuando nadie, ni los mis 
mos afectados por los cambios, pueden sos- 
Pecharoi. Cualquiera razón se alega para 
rerifica r estas mutaciones. Pero, en el fon- 
‘ °. es que algún funcionario o ministro ha 
ogrado destacarse de la masa anónima, por 
su talento en el desempeño de sus funcio- 
Pee, despertando los celos del señor Mus- 
solinij empeñado en eliminar posibles suce 
sores. Tal es el caso de Roberto Farina- 
tc L uno de los más claros talentos del fas- 
mamo, ex-secretario del partido; de Augus- 
10 Turatti, de Giuseppe Bottai, hombre jo- 
ven > de probada fé y capacidad, elemento 
de los más preparados del fascismo, de 
Dino Grandi — a quien la colonia italiana 
en Nueva York ahorcara en efigie, — de 
Giuratti, de tantísimos más... 
Y es que Mussolini, además de celoso, 
es desconfiado. El no puede consentir que 
los hombres a quienes confía funciones 
públicas puedan hacerle sombra. Y esta 
es la razón de los cambios continuos. Y 
esa es la razón, también, por la que, con 
el pretexto de incorporar nuevas fuerzas 
en las altas funciones del régimen, las de 
signaciones de funcionarios recaigan, cada 
\ ez mas acentuadamente, entre elementos 
d.e adhesión incondicional tan incondicio 
nal que s<j confunde, casi, con el serví- 
lismo. 
Ya estará satisfecho el Jefe de las Ca 
misas Negras. Ahora, además de Caporal 
de las milicias fascistas, Duce del Gobier 
no, Presidente del Consejo de Ministros y 
mil otros títulos más, es cuatro veces mi 
nistro. 'No es mucho. Ya en anterior oca 
sión llegó a desempeñar hasta siete car 
teras . 
¡Inyección de sangre nueva al fascismo! 
¡Orientación del régimen hacia el campo 
de los intelectuales! Si, si; ya sabemos lo 
que esto significa. Y lo debe de saber, 
también, Italo Ralbo, Ministro de Aviación, 
cuadrunviro de la marcha sobre Roma, cu 
yo creciente prestigio empieza a mortifi 
car al Duce. 
Dentro de poco veremos a Mussolini, otra 
vez, con la cartera del aire. Ojalá que 
Balbo pueda tener la fortuna del señor 
Grandi y consiga una deportación dorada 
y amable en cualquiera embajada... 
Raoul de Merville. 
¿Quiere Ud. comer bien y económicamente? 
PARA LAS FIEST |S PATRIAS 
Acuda usted al Restaurante “LA AURORA”. Jirón Huancavelica 652 
(Caballos), Encontrará comida sana y abundante, a precios fuera de com 
petencia. Atención esmerada. Se aceptan pensionistas y se envía porta 
viandas a domicilio, sin alteración de precios. 
ISAAC CENTENO 
PROPIETARIO 
,v. 
:o: 
§ 
I 
:o: 
:o: 
S 
:« 
$ 
:o: 
:o: 
ss 
I 
:o: 
I 
:o: 
:cí 
a 
:«
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.