Full text: 1.1916,26.Aug.=Nr. 3 (1916000103)

*5 
echó en prisiones con la complicidad de un Senado co 
arde y desleal que se prestó a la ridicula farsa, y luego 
e hizo asesinar por sus propias guardias, disfrazando el 
salvaje crimen con una inconcebible tentativa de fuga. 
Méjico volvió a sufrir los horrores de la soldadesca 
rutal, ebria de odio y de sangre... 
^ero sobre los cadáveres de Madero y de Pino Suárez, 
su vicepresidente, se abrieron las rojas flores de la venganza. 
Como se alzó Madero, frente a Porfirio Díaz, se alzó 
nrranza contra Huerta. Cuando todos vacilaban o se 
indinaban ante el nuevo déspota, el gobernador de Coa- 
uila,se negó a reconocerle, y se echó al campo, recogiendo 
c °n pocos partidarios la herencia de la gloriosa revolución 
encendida por los Flores Magón, personificada en el sencillo 
'estanciero de Parras» y bautizada por la sangre de los 
erdán, al resplandor del revólver de la heroína de Puebla. 
El pueblo de Méjico reconoció en el valeroso rebelde a 
su nuevo caudillo. 
En vano Huerta lanzó contra él sus mejores tropas; en 
vano Pancho Villa volvió contra él sus armas victoriosas; 
eu vano el déspota, quizo restarle bandera y prestigios, 
^tendiendo alzarse como un defensor de la resistencia de 
e J 1C0 , ante la amenaza yanqui, que se resolvió en la pa 
rodia de Veracruz... 
Hispano-América pudo engañarse un momento con la 
astucia del tirano, convertido de pronto en defensor de las 
1 ortades y de la independencia de su pueblo. 
Carranza envió sus mensajes al gobierno de Washington, 
Clarando bien sus intenciones de repeler la invasión ex- 
Eangera, mientras seguía luchando con los ejércitos de 
Huerta. 
Eas tropas constitucionales, vigilaban de cerca a los in 
vasores, que no se animaron a salir de Veracruz. 
Eos planes del tirano sufrieron el fracaso más completo, 
arranza entró al fin victorioso en Méjico después de las 
fiebres conferencias de Niágara F'all y de Aguas Calientes, 
°nde por primera vez se hizo sentir la solidaridad de los
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.