Full text: 1.1913,12.Apr.=Nr. 1 (1913000100)

14 
Crónica 
Orfeo y los antiguos mitos 
griegos. 
El es el Uno, que procede de sí mis 
mo. Y de El todas las cosas proceden. 
Ningún mortal lo posee, pero El los po 
see A todos. Hay un solo cuerpo Real 
en el que están envueltas todas las cosas: 
Fuego y Aire, Agua, Tierra, Eter, No 
che y Día, la Divinidad el primer crea 
dor y amor inefable porque todo esto 
está contenido en el gran cuerpo de 
Zeus. El es el aliento de todas las cosas... 
el origen de todo, Un Poder, Un Dios, 
Un Omnipotente Regulador. 
Himno Órfico 
Los fragmentos de la literatura griega 
tradicionalmente atribuidos á Orfeo mis 
mo, son muy pocos, pero tales como 
se recuerdan son de gran belleza y majes 
tuosidad como el extracto arriba indicado 
sugerirá al lector, y de indudable antigüe 
dad. Asociados á ellos encontramos esa 
gran cantidad de literatura que debemos 
á las hermandades órficas y á la escue 
la de Pitágoras, de las cuales fueron to 
mados los cantos sagrados que se ento 
naban en las grandes festividades pú 
blicas ó en los más, solemnes servicios de 
los templos de Grecia. Acordemente con 
la teología órfica: «cada uno de los dioses 
está en todo, y todos están en cada uno de 
los otros, estando inefablemente unidos á 
cada uno de los demás y al más elevado 
Dios. Esta descripción hace recordar la 
definición del Sephirot judío, ó emana 
ciones de lo Divino. 
Muy poco se conoce acerca de la vida 
de Orfeo. Según algunas autoridades na 
ció en la iTracia cinco centurias antes que 
Homero, y trece siglos antes de Cristo. 
Su nombre significa «luz-curadora» ó sea 
«aquel que cura por medio de la luz»; y 
es descrito como hijo de Apolo, el «ilu 
minador» ó Sol Dios, descripción que 
concuerda perfectamente con las impre 
siones que tenemos de los mitos y leyen 
das que se han agrupado en torno de es 
ta personalidad, pues él ha sido siempre 
representado como joven y bello, y como 
irradiando las vidas de aquellos con quie 
nes se ponía en contacto. Llevaba la 
lira de siete cuerdas que le regaló su pa 
dre y cuando la tocaba impedía todos los 
desastres porque toda la naturaleza se 
complacía y aplacaba con su música. No 
solamente conmovía el corazón de los 
hombres sino también el de las aves y las 
bestias. Hasta pescados marinos se com 
placían con sus melodías y los árboles y 
las rocas respondían también á ellas. Co 
mo casi todos los que tratan de manifes 
tar la belleza de Dios á los hombres por 
medio del arte, conoció la pérdida que 
desgarra el corazón, porque su amante y 
joven esposa fué arrebatada de su lado 
por la mordedura ponzoñosa de una ser 
piente. Entonces, absorbido en su arte, 
arrebatado por él puede seguirla al miste 
rioso mundo del más allá y conforme 
pasó á través de los primeros grados de 
su jornada, tocando la lira mientras avan 
zaba, los sufrimientos de los que lo ro 
deaban cesaron. La piedra que Sisiío 
tiene que subir á la colina eternamente, 
no rodó más, y pudo respirar de su pe 
sada tarea. Tántalo se olvidó de su ham 
bre y de su sed. Por dondequiera que 
el Maestro va consuela y refresca al 
proscrito y liberta á las almas prisioneras. 
Aun el rey y juez de la obscura región, 
el Hades mismo, se conmueve y se sien 
te inclinado á la piedad por la música y 
permite á Eurídice que siga á su marido 
á condición de que nunca mire atrás de 
ella durante la jornada. Orfeo obedece 
hasta que llega al sendero verdadero, y 
creyéndose entonces seguro se vuelve 
á pedido de Eurídice y ésta se desvane 
ce súbitamente de su vista. Según la 
leyenda él murió de pena después de 
esta segunda partida; otros dicen que fué 
muerto por el rayo de Zeus, por revelar 
los misterios, y una tercera versión afir 
ma que murió similarmente á Baco, des 
hecho por vengativos y odiosos persecu 
tores. La última versión puede también 
ser cierta, pero probablemente se refiere 
más bien á sus enseñanzas que á él mis 
mo. ¿ No es un hecho en la vida de los 
grandes fundadores de religiones, en to 
dos los países, que sus instrucciones sean 
fragmentadas por los que vienen después 
de ellos? La humanidad corriente está 
ciega para la verdad en conjunto, y no 
es capaz de recibirla y por consiguiente 
la fragmenta y subdivide y se asimila las 
porciones que puede. 
Mrs. Besant nos dice que los mitos no
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.