Full text: 1.1909,16.Febr..=Nr. 12 (1909000112)

FRAY VERDADES 
SCMUNClRI<2 . JCC«-5CFlV- SCMI5U P? GCKTC. 
omifcoo.POR tv C. X.-PUPRE GON ZP¡L° 
5WSAU.0 «75 - 'EMpcRl y ClPMlHlSTKI)Cl¿l*^ V3 CMS6LLO 
X aKuliui-meinaoitiaaJuJi-Jiniini» cUQCtk 
,\I».tIlMSTK ACION Y KKll.tedOX 
CANGALLO 673 
e 3 
Martes, 16 de Febrero de 1909 
m 
JÂ 
roua 
—¿Como lo pasa Su Paternidad? 
—Aquí me tienes, Pero Grullo ami 
go, todo engolfado en la lectura de un 
; semanario parroquial titulado El tem- 
\'pío de San Carlos. 
—¿ Qué dice ? 
—La mar de cosas, pero lo que más 
me intriga es que se hayan vuelto tan 
caritativos los Reverendos Padres. 
[Toma, lee esta lista de subscripción 
pro Calabria y Sicilia. 
—Venga. 
PRO CALABRIA Y SICILIA 
Lista de Subscripción—Parroquia de 
San Carlos 
El Cura Rector de San 
Carlos 
Director Colegio Pio IX. 
Director Colegio Oratorio 
San Francisco de Sales 
Directora Instituto María 
Auxiliadora 
;Sra. Jerónima J. de Gia- 
ccliino. . . . 
IN. N 
N. N 
pr. Celestino Alberti . . 
Arturo P. Larré . . 
„ Miguel Pansini . . . 
„ Eduardo Sacearello. . 
bí. n. . . : 
Sr. Félix Wéber . . . 
SN. N 
,C. S. V 
;Srta. F. I. V. S 
{María R. Bareno. . . . 
§¡S T . N 
¡N.-N 
¡Sr. Ceballos 
pra. Carmen Luehelli. . 
Coro “San José” de la 
Parroquia S. Carlos. . 
$ 100.00 
„ 100.00 
„ 50.00 
50.00 
?? 
V 
1.00 
0.25 
5.00 
5.00 
10.00 
2.00 
10.00 
3.00 
20.00 
10.00 
5.00 
1.00 
0.50 
8.00 
2.00 
4.00 
1.90 
15.00 
Total ... $ 402.75 
—Me deja Su Reverencia patidi 
fuso. ¡ Este es el mundo al revés! Nada 
peños que 100 pesos los frailes y 50 
¡as monjas. Eso debe tener su expliea- 
úón. Aquí hay gato encerrado. 
;—Y tanto como lo hay; pero la ex 
plicación está en' otra página de la 
pisma publicación. Lee: 
PARA LOS DIFUNTOS DE LA CATASTROFE 
DE ITALIA 
/ Una lápida en la cripta del Perpetuo 
Sufragio! 
Mucho se ha recolectado y se va re 
colectando para las víctimas, que vi 
ven aún, después del desastre de Ca 
labria y Sicilia; pero, siendo tan gran 
de el número de los difuntos, el senti 
miento cristiano se ha de preocupar 
también de los sufragios para las áni 
mas de aquellos finados. 
Mientras, pues, se organizaba el so 
lemne funeral para esas Víctimas tan 
numerosas y tan repentinamente lle 
vadas ante el Supremo Juez; nació 
espontáneo entre varios socios de la 
Obra del Nuevo Templo, el deseo de 
establecer sufragios perpétuos, dedi 
cando á esas Almas benditas una La 
pida en nuestra Cripta- 
Desde ya se abre la subscripción 
para colocar en uno de los mausoleos 
en la entrada de la Cripta una de las 
lápidas principales. 
La lápida es del valor de 1000 pe 
sos m|n., se colocará cuando la subs 
cripción cubra la mitad de su valor. 
El cura Rector de S. Carlos se subscri 
be con 100 $ mjn. y el Director del Co 
legio Pío IX con otros 100 $ m|n. 
De este modo todas las Víctimas 
participarán de los sufragios de cua 
tro misas diarias y del funeral de to 
dos los lunes, además de las prácticas 
piadosas de los Colegios Salesianos. 
Los fieles al ver la lápida y recor 
dar la dolorosa catástrofe se sentirán 
movidos á elevar al Cielo sus preces 
para el eterno descanso de aquellos 
que son nuestros hermanos—R. I. P. 
—Ahora me lo explico todo, como 
dicen en las comedias. 
—Como ves no se trata de reunir 
pesos para los supervivientes, sino pa 
ra los muertos, y como los administra 
dores de las almas del purgatorio son 
los Reverendos, resulta que se, hacen 
limosna á sí mismos. 
—No está eso mal. Pero ya vé Vues 
tra Reverencia que no esperan para 
colocar la lápida á reunir los mil pe 
sos. 
—Ahí está el busilis Pero Grullo. 
Si hubieran de esperar para colocar la 
lápida á reunir los mil nales, una vez 
reunidos se acabó el negocio; pero una 
vez puesta, ya ninguno reclama, y co 
mo queda una parte por cubrir, hay 
pretexto para seguir pechando indefi 
nidamente, no ya por medio de la lista 
en el semanario, sino particular y re 
servadamente que es como más pro 
duce. 
—¿Y qué viene á ser eso del per 
pétuo sufragio, y de las lápidas de la 
cripta de San Carlos ? 
—De eso hablaremos otro día. 
—Pues hasta otro día. 
El trust de Las religiones 
UN ACUERDO UNANIME 
La sala de la Bolsa de Nueva York 
se halla llena de representantes de 
más de seiscientas religiones distin 
tas exparcidas por el mundo. 
Se sabe que el Presidente, después 
de una larga conferencia con los jefes 
de grupo, de las diversas tendencias 
místicas, ha resuelto llegar á un 
acuerdo práctico, y formular por lo 
menos, la razón social bajo la que 
debe girar el trust. 
Apenas el Presidente declara abier 
ta la sesión, un silencio absoluto rei 
na en la sala. 
PresidenteMe complazco en 
anunciar á esta respetable asamblea, 
que están en principio establecidas 
las bases de un acuerdo en bien del 
trust religioso, á fin de que vaya en 
aumento el bien moral y sobre todo 
el bien material de los sacerdotes de 
todos los cultos, unificando de ese mo 
do la fe de todas las diversas creen 
cias. 
Voces.—¡Bravo! ¡Bien! ¡Viva la 
unión industrial! 
Presidente.—El Cardenal Vannu- 
telli de la curia romana, ha sido pro 
clamado relator, no porque la reli 
gión católica sea la más importante, 
sino porque la curia romana ha dado 
siempre pruebas de mayor habilidad 
en esto de los negocios. Monseñor 
Vannutelli explicará su programa 
ilustrándolo donde convenga con las 
acostumbradas proyecciones. El se 
ñor relator tiene la palabra. 
Monseñor Vannutelli.— (Aplausos 
de saludo).— Hermanos carísimos. 
En la última sesión hemos estado 
desvariando lastimosamente, perdién 
donos en discusiones tan teóricas co 
mo inútiles sobre el derecho de prio 
ridad de nuestras respectivas religio 
nes. Ahora bien, los negocios son ne 
gocios ; estamos en la tierra de los 
árduos negocios, y por eso voy á per 
mitirme tratar el asunto tan sola 
mente desde el punto de vista indus 
trial. 
Voces.—¡Bien, muy bien! 
Vannutelli.—¿Dé qué se trata se 
ñores ? ¿ De combinar las diversas ora 
ciones y los distintos cultos y los di 
versos elementos de todas las religio 
nes reuniéndolas en una sola, tenien 
do en cuenta las diversas costumbres 
de los pueblos. Pues bien, ésto ya lo 
hemos hecho nosotros los católicos 
por obra de nuestros misioneros y 
especialmente de los beneméritos je 
suítas. 
Ninguno de vosotros ignora la obra 
llevada á cabo por ellos en China. 
Allí resolvieron el problema de intro 
ducir el catolicismo en aquel inmenso 
imperio, adaptando á Dios, la Vir 
gen, Jesús y los santos á todas las 
exigencias locales. 
He aquí la imagen de Jesús pinta 
da expresamente para la iglesia de 
Pekín, y reproducida de la obra de 
Mateo Ricci. 
A 
Ahora podréis observar la figura 
del Padre Eterno, que aparece entre 
nubes ante el pueblo creyente. Lo he 
mos vestido con el traje nacional de 
Mandarín. 
i 
2 
¿Y que os diré de todo lo que he 
mos hecho en el Africa tenebrosa? 
Leed la relación del prefecto apos 
tólico de Eritrea y encontraréis diá 
logos como éste entre los misioneros 
y ios indígenas: 
—“¿A qué has venido entre nos 
otros ? 
—A traeros la palabra de Dios. 
—¿Y quién es Dios? 
—Es un espíritu purísimo, más 
grande que vuestros lagos. 
—¿Y cómo es? 
-—Como nosotros. 
—¿Como vosotros? ¡Será muy feo, 
con esa cara tan pálida, esos labios 
invisibles y esa nariz tan larga!” 
Entonces los misioneros discurrie 
ron ofrecerles un Dios á su semejan 
za, tal y como lo veis aquí reproduci 
do, causando admiración, porque pa 
ra ellos era hermoso lo que es para 
nosotros feo. 
3 
Del mismo .modo se encargó con el 
mayor cuidado á los escultores la re 
producción de la Virgen María, los 
cuales, como veis, supieron reprodu 
cirla semejante á las damas de aquel 
país. (Movimiento de admiración en 
la asamblea). 
Esto os demostrará que ninguna 
religión tiene la facilidad de la cató 
lica para adaptarse á las necesidades 
exteriores é interiores. 
El libro de Mateo Ricci os dirá
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.