Full text: 2.1914,15.Jul.=Nr. 31 (1914003100)

54 
Crónica 
El divino, esa tarde, apuraba cer 
veza con felina voluptuosidad, se lim 
piaba á cada momento los lentes y 
se elogiaba desesperadamente: 
—La juventud de América no tie 
ne más maestro que yo: en mis la 
bios está el porvenir continental. 
Pero la juventud no cree precisa 
mente en Vargas Vila. A la fecha 
está pasado de moda, y los menos 
audaces se ríen del maestro en sus 
propias barbas. El apostolado requie 
re hoy un heroísmo estomacal á toda 
prueba; y los redentores no van ya 
á la cruz, sino á los manicomios; Es 
to es triste, ay ¡pero es tan cierto! 
Cuando menos, se mueren de ham 
bre y terminan por lanzar un sabla 
zo, después de una parábola. 
El apostolado de Vargas Vila, des 
pués de todo, ha sido delicioso. Cuan 
do no es Cónsul ó Ministro, e=tá pa 
ra serlo. Lo malo es que los Zelayas 
y los Alfaros se están acabando. 
Nadie podrá negar el talento bri 
llante, de toda brillantez, magnífico, 
suntuoso, casi astral de este hombre, 
el más grande artista del insulto. Na 
die fuera de Montalvo, lo supera en 
la dialéctica que en él es un reflejo 
de su persona correcta y presuntuo 
sa, entre melodramática y principes 
ca. 
La estatura pequeña que él supone 
napoleónica; de una fealdad patricia 
el rostro con uno que otro rasgo de in 
dígena: á pesar del apóstol, del rebel 
de, del mártir, del Catón mental que 
él se ha forjado, en Vargas Vilas no 
subsiste sino un gozador de todos los 
goces, con el alma de un emperador 
bizantino, que interiormente se ríe de 
todo lo que los demás creen de él... 
Tolstoy, dando su dinero para que 
unos cuantos hambrientos se llena 
ran la panza, debe parecerle un sér 
despreciabilísimo. 
Aunque él diga lo contrario.. 
Emiliano HERNANDEZ 
LA ©Rfll? flfnCFZflZfl 
C ómo será el mundo, ¡Diosmíoi 
con estos chinos civilizados i 
dentro de cincuenta años? ¡Si 
así como son hay tántas complica 
ciones mundiales en relación con el 
eterno problema del Extremo Orien 
te! ¡Si así como son estos pálidos des 
cendientes de la Luna están defor 
mando la perspectiva de nuestras 
avenidas con su silueta evanescente 
de figurillas lánguidas de un sueño 
de opio o neurastenia, y mezclando 
a la euritmia, eufonía y eugenia de 
nuestro noble castellano sus monosí 
labos de bestiolas salidas de las pri 
mitivas cavernas! ¡Si así como son, 
nos están enseñando una perjudicial 
humildad, una perniciosa resignación 
y una falta de grandiosas aspiracio 
nes, lavando ropa y vendiendo comi 
das de a veinticinco y cincuenta cen 
tavos, ¿para qué van a colaborar en 
nuestra civilización estos hombreci 
llos, que ni siquiera son japoneses y 
que tienen una estética distinta de la 
nuestra?.... 
Sí; sí los admitimos en 1a familia 
de las naciones, los hemos admitido 
de hecho cuando compramos sus por 
celanas lunares, el alma de sus gu 
sanos de seda hecha telas de encan 
to, el breve paraíso de la flor de té 
y el infierno de dragón del alma 
perversa de la adormidera. Los ad 
mitimos solamente como hermosos 
temas de exotismo, como una pimien 
ta de nuestra civilización, como un 
espectáculo raro, como el encanto
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.