Full text: 2.1916,15.Febr.=Nr. 16 (1916000216)

PAGINA BLANCA 
435 
Sabe de la injusticia y del dolor por la ternura 
y delicadeza de la fibra íntima, por la excelencia 
de la contextura moral. Y vá hacia la injusticia 
y el dolor, sincera, amplia y reparadora, cediendo 
d impulso expontâneo de su organización supe- 
' 10r ‘ De ahí que desde años atrás no haya obra 
. Piedad colectiva a la que su nombre no esté 
Sln gularmente vinculado. 
Es también una intelectual de preparación nu- 
fiida y extensa. Y porque lo es, su incansable y 
dobilísima actividad se desenvuelve en términos 
doblemente fecundos. Decía Madama Swetchini 
c l Ue el duelo verdadero es tan difícil de encon- 
bar como la miseria verdadera, porque una es- 
Pecie de pudor instintivo cubre las heridas del 
un° y i os harapos de la otra. El talento claro y 
p ilustración victoriosa de Matilde Regalía de 
v °osen leen como en la página de un libro al 
' a ves de esos supremos pudores. Y su palabra 
reflexiva y consoladora, y su donativo pró- 
envuelto en el silencio, consuman aquella 
hábil, 
digo, 
hermosísima caridad que hacía exclamar á Isaías: 
esto haces, brillarás como la luz de la ma- 
nana , y tu justicia irá delante de tu casa, y te 
°unará de gloria el Señor. Entonces lo invoca- 
Y te oirá; clamarás y te dirá: Aquí estoy»! 
Eon en realidad dignas de admiración estas gran- 
j. es damas que, nacidas en la opulencia, desarró 
pelas sin conocer sino a mérito del estudio los 
angustiosos desequilibrios sociales y los ocultos 
infortunios; unjidas, puede decirse, para la vida 
de las satisfacciones y los goces, — y con títulos 
sobrados por su belleza, su cultura, su prestigio 
y su fortuna, — entréganse, sin embargo, abnega 
das, al evangelio de la piedad, y pasan lo mejor 
de sus días consolando al triste, socorriendo al 
pobre, amparando al huérfano, fundando y sos 
teniendo asilos de beneficencia, identificándose 
con la amargura, el lamento y la lágrima. Cons 
tituye ello un exponente luminoso de positiva 
superioridad moral, que debe señalarse como la 
más noble de todas las enseñanzas. 
«Confieso — escribía un sabio —que la caridad 
de tantas personas del bello sexo, las más dis 
tinguidas por su nacimiento, por su educación y 
por su fortuna, que se constituyen en amparo de 
sus hermanos en Jesucristo, esperando que una 
vida mejor les permita ser sus compañeras, me 
conmueve; y me despreciaría a mí mismo si 
hablando de los deberes que estas almas gene 
rosas cumplen con tanto amor y por mera vo 
luntad, se escapase de mi pluma una sola palabra 
que no fuera de respeto y admiración». Nada 
podríamos decir que condenzase mejor nuestras 
convicciones y nuestras ideas, tratándose de da 
mas de los méritos singulares de Matilde Regalía 
de Roosen. 
Estudios de la jwcinityd t¡n el extranjero 
jP° r mucho que dure la actual contienda euro- 
. Pea, no tardaremos en verla liquidada y en 
ner °tra vez practicables los caminos cerrados 
. clra la educación de nuestros hijos en el ex- 
Eanjero. 
Ea guerra deslindó los campos por nacionali- 
y t es y fronteras: la paz abrirá estas de nuevo. 
b u el torrente humano que cada pueblo lanzaba 
v * Can do sus intereses espirituales y materiales, 
verá a correr con más ímpetu que nunca, 
«entras un sentido sórdido y estrecho de la 
oonomía ha mantenido cerradas las naciones 
c ' a e l cambio de las riquezas materiales, una 
r nce Pción más amplia ha suprimido las íronte- 
cS Para el comercio de las ideas. Los estudian 
tes 
japoneses, los rumanos, los italianos, los his- 
.^ n °-americanos, han buscado en países extran- 
P'it° S * a * ormac ión cultural de sus respectivas 
j n as. Los norteamericanos, los alemanes, los 
te CSes y franceses han podido colocarse y man 
ir G L Se a E' cabeza del mundo, merced a su es- 
c ha comunicación e intercambio espiritual. 
a diversidad de aptitudes de cada raza y las 
c j e c 'ciones geográficas, económicas e históricas 
j.: Ca da nación, producen una rica variedad de 
hijo. S cu ^ ura abiertos al porvenir de nuestros 
Alemania, Suiza y Francia han organizado una 
segunda enseñanza que es científicamente la más 
sólida de Europa. Para poder intensificarse, espe 
cializarse, los niños que han de seguir carreras li 
terarias estudian en Alemania seis años griego y 
nueve latín; los de ciencias, tienen nueve años 
de lenguas modernas, matemáticas y ciencias 
naturales. 
No consumen sus energías en preparar exáme 
nes, sino que las dedican a una abundantísima 
lectura y labor crítica y original. 
Inglaterra ofrece una segunda enseñanza rica 
en orientaciones pedagógicas, en la que el alum 
no vive en intimidad con los maestros, en un 
puro ambiente moral; una segunda enseñanza que 
tiende tanto a la formación y desenvolvimiento 
moral y físico del estudiante, como a su desa 
rrollo mental. Francia, Italia y Suiza cuentan con 
escuelas prácticas de agricultura, donde los niños 
alternan la enseñanza con las labores prácticas 
del campo: cría de ganados, fabricación de que 
sos, mantecas, vinos, aceites, etc. 
Alemania, Inglaterra, Bélgica, Francia y Suiza 
tienen centenares de escuelas de artes y oficios, 
de industria, de Bellas Artes, de comercio, donde 
se da una preparación breve y eminentemente 
práctica, enseñanza de taller y laboratorio, de 
actividad e iniciativa personal, a un precio que 
está al alcance de las más modestas familias.
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.