Full text: 2.1916,15.Mär.=Nr. 18 (1916000218)

524 
PAGINA BLANCA 
ri 
i m & 
w 
& 
m 
m 
A-, mSw m 
Síí 
*■ : 
Wj! 
l¡f!: 4|íi 
Mi 
m 
' ••■*>/A 
; .4 
ir MI 
««! 
£¡SS 
S 
mm 
wmm 
SS8 
Pí Jj 
-•-:. 
ü ; 
m- 
n 
1S 
S» 8 
W'unca, desde los remotos tiempos en que la 
cLM mujer de las cavernas se vestía con pieles, 
han estado éstas tan de moda como en la actua 
lidad. En todas las prendas de vestir, desde la 
parte alta de las botas hasta el borde de los 
sombreros hay un adorno de piel. 
Los modistos parisienses así lo han 
impuesto, y no ya en un sólo país 
y en una sola estación; en todo el 
mundo civilizado, y en todos los 
más opuestos climas, las pieles 
constituyen el más elegante adorno 
de toda dama distinguida. Y en 
Nueva York como en París en la 
Habana como en Río de Janeiro, 
lo mismo bajo una temperatura in 
vernal que bajo el fuego de los 
trópicos, las pieles imperan con to 
dos sus esplendores. Combínanse 
las de armiño, zorro, foca, chinchi 
lla, castor, topo y otras no menos 
codiciadas, de todas las cuales es 
Nueva York el principal centro de 
abastecimiento, destacándose, en 
tre las más afamadas casas expor 
tadoras, II. Jatckel & Sons, 16 
West 32 and St, New York City, 
que cuenta con un inmenso surtido, 
del que se han seleccionado los 
lindos modelos de esta página. 
— El sombrero pequeño está re 
cibiendo mucha atención en estos 
días, y es muy recomendado por 
las modistas francesas. Las fran 
cesas hoy día se visten con mucha 
sencillez, y naturalmente escogen 
el sombrero pequeño, porque nin 
gún otro se.ntaríales tan bien con 
sus trajes de estilo sastre y de lí 
neas clásicas. En la mayoría de los 
casos el sombrero pequeño sienta 
mejor que el grande; aunque éste, hasta cierto 
punto, sea más pintoresco. Más con la moda de 
los cuellos altos y ondulados, la cabeza desapare 
cería debajo de un sombrero grande. Este se 
usa solamente cuando armoniza con el traje. El 
pequeño es también más práctico que su compa 
a pa- 
. 
, 
ñero, principalmente cuando su dueña va 
tirar o a bailar. 
— Para los deportes, la moda presenta bonitos 
y elegantes vestidos. Los hay para uso de ma 
ñana, de tarde y de noche. Estos son de tres 
_ piezas. Los más elegantes son los 
de terciopelo acanalado y blancos, 
y son más prácticos de lo que una 
pudiera suponerse, porque esta 
clase de terciopelo puede lavarse. 
El terciopelo blanco o de color 
marfil se adorna con piel obscura 
y el terciopelo negro con piel de 
armiño o de cabra de Angora, cu 
briendo los botones de la misma 
piel. 
Una falda de sarga de color 
azul marino obscuro con una cha 
queta corta de paño rojo, adornada 
con piel de Astracán, resultará en 
cantadora. Para patinar la falda 
se usa excesivamente corta, la bo 
ta muy alta. Aquella se hace lisa 
o tableada, y naturalmente amplia 
en su borde inferior, como todas 
las faldas de la actual moda. 
— Para la elección de colores, 
las señoras de cierta edad Q uC 
buscan colores que no sean muy 
vivos ni demasiado serios, encon 
trarán una gran variedad de co 
lores en distintos tonos en los co 
lores obscuros de moda, como ca 
fé obscuro, rojo obscuro, morado 
y gris obscuro y otros. En la pa r ' 
te superior] de la manga, se hacen 
varias hileras de frunces, para fot' 
mar bullones. El cinturón puede n 
de la misma tela del vestido. 
— Son muy apropiadas par: 
guras robustas las líneas largas 
del elegante vestido de noche que ilustramos 
con el N.° 1. El cuerpo está hecho sobre un f°' 
rro entallado y se confecciona con dos estilos de 
mangas, si éstas se desean. La orilla inferior del 
cuerpo se hace en cualquiera de los dos contoi' 
nos. La falda está cortada de cuatro piezas, } 
ra fr
	        
© 2007 - | IAI SPK
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.