Año | Buenos Aires, Julio de 1911 No 3 Pp 9 | 2 AT DEDICADO Áñ LA JUVENTUD DE AMBOS SEXOS 1 APARECE TODOS LOS MIÉRCOLES 1 — ARE — | Dirección y Administración: Calle Salta 784; “Director: Mario M. de la Mar —— Administrador: Jacinto Lucero Se reciben colaboraciones siempre Y como amo á las flores, te amé... que vengan firmadas. Los originales no Olvidé por ti deberes que me subyuga- Se devuelven. Las publicaciones de en- í E. espiñas . me martirizaban. Sayos literarios y datos amorosos, gratis; 1 den A 5 las demás se cobran, según el espacio Fué un sueño... sí; sólo un sueño, cu- ? yo despertar hízome sufrir. Y tú con una que ccupen. candidez sublime, perdón me pides. a Correspondencia debe ser dirigida Si te es tan nimio el amor, ¿á qué en- ú nombre de la dirección; toda suscrip- gañarme? ¿A qué tus mentidas palabras? ción deb ud , + Salí de mi ambiente, cuya luz de ilu- q tado de e Ser porn inmestre adela minaba, y penetré en un recinto donde la q enel + $ 1.50 en la capital, y $ 180 obscuridad reinaba... interior. -.i¡ Y buscaba amor!!! Allí donde el NN mA amor no existía. a : A ¡Reconozco, yo fuí el culpable, mujer! Y aún así, después de todo... no pue- - i do dejar de quererte. LA ÚLTIMA ¿Recuerdas? Tú me cantabas á Alma- fuerte. “Más que á la sombra de mi madre te (D o amo, : edicada d una mujer que amé) “¡Mucho más! ¡mucho más; micho o Sisa : más!” 1 tristezas pala perfumada carta, decía de ¡ÓN! ¡al fin fuísteis mujer! N “¡Perda : Mas y penas muy amargas. ¡ Y yo te amé! ¡Te creí! N a : a: » decía la última frase. Y ahora, como epílogo de ese amor, en ro cuánta Cuanta facilidad se olvida; con el cual yo era feliz... una nimiedad, una cilidad se pide perdón... simpleza de época, ha roto ese lazo que crei E iyo ho Perdono mujer! El perdón indestructible, : he T unio € humillación. Y yo no quie- ¡ ¿Comprendes del por qué no puedo per- Arte. ¡Aún te amo! donarte? han cupls Escabrosa senda, cuyas ortigas Y fué tu última frase: A ti "o de llagas mis pies, te hallé Perdón”. 1 " eri ne " la ai ds EXÓtica, perdida en esta senda de Sfriego. ri " J