REVISTA NACIONAL ILUSTRADA JUAN M. ALMADA Jefe de Fedaeción Director Nuestros TORCUATO A. MARTINEZ Buenos Aires, Octubre 28 de 1911 Ne. MAURICIO SANTANGELO Administrador J. SOLANO Secretario Redacción propositos A la prensa y al público en general - ó> Determinar el carácter de esta publicación, no es necesarío, pues, como claramente lo deja entrever su título, pertenece á un género nacio- hal al que en ambas repúblicas del Plata se ha dado en llamar, por antonomasía, “criollo“. Pero, sí, creemos un deber el bosquejar nues- tras aspiraciones y nuestro rumbo, en lacónicas líneas, al intentar la restauración de esa lite- ratura sugestiva que cultivaran con tanto acíer- to, en hermosas narraciones campesinas, Asca- subi, Hernández, Del Campo y tantos otros. Ese estilo - trasunto fiel de una vida campestre que se vá extínouiendo ante los explendores del pro- greso - puede producir, como produjo antaño, sa- brosos cuadros de pura cepa argentina, que en medio de su sencillez y originalidad naturales conserven ese aroma de los trebolares pam- peanos, tan grato á los que aman sinceramente, las bellezas agrestes de su patria. Más, para ello, necesitase depurar las descripciones de aquella naturaleza de esos “argots* suburbanos que han introducido en ellas los que sólo ven en las tradicciones del pais motivo para crear comparsas carnavalescas y hojas populacheras, que en vez de honrarlas, rebajan en el pueblo Culto, con su ineptitud, el singular afecto que ha existido siempre entre nosotros hacia el lengua- Je y costumbres oriundas de la tierra. El “gaucho argentino - al igual del “llanero” de Venezuela y Colombia, del “huaso“ chileno, el “guajiro* cubano, del “cow-boy“ norte ame- Ticano y de sus otros similares, en los pueblos el continente- tuvo, y tiene aún en.los parajes escasos de progreso, un vocabulario de modis- Mos propios, una existencia matizada de costum- res originales, una historia compiesta en su mayor parte de guerras patríotas y de hechos €rÓIcos, que es la nuestra, desde Suipacha has- ta la guerra del Paraguay,; por lo tanto reme- morar esccas de su vida secular, en páginas rebosantes de gracia, naturalidad y belleza ar- tística, es obra que nos liga amorosamente á miestro legendario pasado y que responde á in- culcar un nacionalismo que no cabe en esos ce- rebros atormentados por la fiebre de implanta- ciones exóticas. Nos proponemos, pues, realzar la tradición an- te todo, esa tradición que fulgura con diaman- tina luz en los versos de “La Cautiva“ y que, hoy en dia, tiene tan eminentes cultores, en- tre los argentinos y los uruguayos, como. Mar- tiniano Leguizamón, Nicolás Granada, Javier de Viana y Elías Regules. Y en nuestras páginas, aunque abiertas al público intelectual, solo ten- drá cabida lo más selecto dentro del género, eminentemente críollo, en que está encuadrado nuestro programa. - : Es así que al incorporarnos en calidad de se- manario á la prensa de la república, enviamos nuestro espíritual saludo de colega á todos los diarios y revistas del pais y esperamos, al mis- mo tiempo, del público compatriota la favorable acogida que ha de servir de estímulo. y de pre- mio á nuestra labor sincera y patriótica. La DIRECCIÓN Pl Const ns ae: :