EL ABANICO S: en una fiesta de Abril sydre el hombro del poeta abandonó una coqueta st abriiico de marril, Mié porque enla noche bruna se sintió mis imprudente al compás de la doliente serenata de la luna, — Pero si el sentimental cediendo á lo que no explico escribió en el abanico su más tierno madrigal fué porque, por maldición, tenía quizi clavada la flecha de una mirada en medio del corazón. PA, > Poco tiempo después, muco testigo de otro “tflirt,, breve, el abanico de nieve sirvió de propicio escudo; más como el artista aquel le did en un verso la vida el abanico tendida mantuvo el ala hacia él --- == ERRE De aventura en aventura, sin poderlas impedir, no cesó en repetir sti reproche á la perjura; hasta que, harto dé irrisión y de mentiras galantes, se le rompió entre los guantes en medio de un cotillón. —* MANUEL UGARTE. E ATA Ma a o