1 REVISTA ANO I . Núm. 9 Proteo SEMANAL ^rector: ANGEL FALCO — Jete de redacción: MARTIN CIRES YRIGOYEN . Dibujante: JUAN HOHMANN Buenos Aires, 7 de Octubre de 1916 opresiones de un viaje r El arribo y ^ penetrar en la rada interna del puerto de Nueva ( j-°N c ’ la Upper Bay, (bahía superior), el puerto propiamente C °*' dos cosas, frente mismo a la proa del barco, atraen de i er0Sc } niente I a atención délos viajeros: la famosa estatua 1 ^ibertád «iluminando al mundo», que levanta su en T* 6 antorc ^ a a c ‘ en metros sobre nuestras cabezas, casi , a e Cea tro del canal de entrada, y algo más a la derecha, ci ? eonietr í a monstruosa de los no menos famosos rasca- e 0s que cubren la parte baja y media de la ciudad. n an/ a Co ' osa ^ estatua de Bhartoldi, elevándose sobera- pas Cnte " aS °^ aS ’ n ° S sor P ren de un instante: nos sale al sio COtn ° e ' P rimer indicio de un mundo donde las dimen- e¡a S ^ ^ aS cant idades asumen grado insuperable e importan- Se j SU i )rerna - En este sentido, ella es no sólo el símbolo que CjyJ 1 querido que fuese, sino también el signo de un país pro Caractens ti ca principal parece ser la exaltación de las las ^° rc * 0nes > de un país donde todo es grande—el territorio, a rb T° ntai ~ las ’ * os r í° s > ^ os P uen tes, los lagos, las selvas, los p U j a es > 1 &S grutas, las ciudades, las casas, la riqueza, la Pu e( j 1Za m dltiple y vertiginosa del esfuerzo—y donde nada C 0qi a dquirir tanto prestigio ni tan universal ascendiente 0 «grande», dando al término su acepción exclusi-