Crónica 340 lock Holmes», «Raíles», «El misterio del cuarto amarillo» y otras muy aplaudidas, una reivindicación de la policía, lograda a costa de la delin ­ cuencia. Desde este punto de vista el género tiene una cierta eficacia moral, ya que va encaminado a afian ­ zar la ilusión de que el ciudadano puede contar con la perspicacia de la policía y dormir tranquilo, con ­ fiado en su celo y su destreza. Es además esa literatura la reha ­ bilitación social de una clase, hasta hace poco tiempo injustamente me ­ nospreciada. En «La muñeca trági ­ ca», como en las obras similares, el policía, lejos de ser lo que parecía antes, un parásito de la burocracia, mal vestido, se hace estimar por la elegancia de su indumentaria y su escogido trato Es, en suma, un hom ­ bre fino, un «gentleman», que se des ­ vive, mediante un sueldo, claro está, por garantizar la paz de los ciuda ­ danos y la intangibilidad de su di ­ nero, facilitando al mismo tiempo con su gestión el castigo de los de ­ lincuentes. ■ mi irt.in i.iiiii i ■ i i i i i ■ i i i i ii i ■ i i i i ■ ■ i i i i i i i i i mí BIBLIOGRAFIA En esta sección se acusará, recibo de todos los periódicos, libros o publicaciones que se remitan a la Redacción. La Sonrisa de la Esfinge, por E. Gómez Carrillo. Recibimos esta última obra del conocido autor con la honrosa dedicatoria: A las compa ­ ñeros de Crónica. Sin tiempo aun para leerla, oportunamente publica ­ remos las impresiones que nos pro ­ duzca la lectura de esta interesante obra. Agradecemos al autor su gen ­ tileza para con nosotros. Le Chat Noir, de Salto Oriental. Recibimos unos cuantos números del semanario que con esta denomina ­ ción, aparece en el Salto, dirigido por nuestro colaborador Telmo Ma- nacorda, cuyas producciones han te ­ nido oportunidad de admirar nues ­ tros lectores en más de una ocasión. Uno de los números habla de Cró ­ nica en conceptos muy honrosos. Agradecemos al colega y gustosos retribuimos el canje. La Revista de América, de Pa ­ rts Recibimos también un ejemplar de este importante periódico men ­ sual que aparece en la capital fran ­ cesa, dirigido por conocidos escri ­ tores. Agredemos el canje. Además, recibimos las publica ­ ciones siguientes: El Faro Orien ­ tal; Natura, de Montevideo; Re ­ vista de Estudios Psíquicos, de Santiago de Chile; Exito Gráfico, Rueños Aires; La Frontera, de For ­ mosa; La Juventud, de Nueva Pal- mira (,R. O.); El Sendero Teosófico, de California; Guia de laVerdad, de Guayaquil; La Revista Económica, de Tegucigalpa y muchas otras. Illll MI II I I I I I I I I I i l'lH •!»» Correspondencias de “Crónica" Señor Eustaquio Molas—Recole ­ ta. Recibimos su atta. tircular con fecha 27. Gustosos remitiremos Cró ­ nica, para la Biblioteca de Escuela de su digna dirección. Señor Director de la Biblioteca Municipal de Guayaquil. En con ­ testación a su atta. nota del 23 de Enero, nos es grato manifestarle que gustosos accedemos al pedido de canje que nos hace. En cuanto a «la clase de canje» que preferiremos, contestamos que todas las publicaciones que quiera remitirnos le agradeceremos y muy especialmente aquellas de Lite-atu ­ ra, Arte y Ciencia. Efectivamente, aquí conocemos muy poco al Ecuador intelectual, de la misma manera que allí conocerán seguramente al Paraguay. Van al ­ gunos números atrasados de Crónica-